•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Suiza descarta por el momento la llegada masiva de refugiados y mantiene su proyección de recibir este año unas 30,000 solicitudes de asilo, según dijo hoy la presidenta suiza, Simonetta Sommaruga.

Las autoridades suizas competentes tramitaron unas 24,000 solicitudes de asilo en 2014.

La jefa del poder ejecutivo helvético consideró que el hecho de que Suiza se mantenga relativamente al margen de la crisis migratoria que afecta a otros países europeos se debe a que no está necesariamente en la ruta que toman los refugiados y a que el país no tiene una gran diáspora siria.

"No es una cuestión de si un país es rico o pobre, sino de las rutas. También es una cuestión de diáspora... todos haríamos lo mismo, ir a donde conocemos a alguien", declaró en una comparecencia ante corresponsales extranjeros.

Recordó que Suiza se dotó en 2012 de un plan de emergencia frente a un flujo migratorio masivo y que supondría la movilización de los cantones (jurisdicciones autónomas que forman la Confederación Helvética), del Ejército y de la Policía de Fronteras.

Ese plan, sin embargo, no establece un número máximo de refugiados que podrían ser recibidos, aseguró.

Sommaruga indicó que el Gobierno federal está en conversaciones con los gobiernos de algunos cantones fronterizos -de San Gallen y del Tesino (limítrofes con Austria y Alemania, el primero, y con Italia, el segundo)- para formar grupos que preparen planes locales de contingencia.

La presidenta suiza formuló fuertes críticas contra la Unión Europea por haber esperado la actual crisis de refugiados para concertar "una política de asilo común y solidaria", una demora que -a su entender- "ha tenido efectos desastrosos".

"No tenemos los mismos procedimientos, ni las mismas reglas para el alojamiento... también carecemos de una política europea común de retorno de los que han sido rechazados como refugiados", lamentó la jefa del poder ejecutivo.

"Por ejemplo, un somalí tiene el 90 por ciento de posibilidades de ser aceptado como refugiado en un país y el 15 por ciento en otro país, tratándose de la misma persona y del mismo país de origen", explicó.

Suiza no es miembro de la Unión Europea, pero sí es parte del Tratado Schengen de libre circulación de personas.

De otro lado, Sommaruga señaló que ante las crisis humanitarias provocadas por los conflictos en Oriente Medio, Suiza reanudó hace algunos años "su tradición de reubicación" de refugiados, la que había dejado de lado "por razones políticas y económicas".

También ha facilitado la entrada de sirios desde el inicio de la guerra civil, en 2011, a través de la emisión de visados humanitarios para personas con algún familiar en Suiza y a las que luego se les da la oportunidad de presentar una petición de asilo.

Desde 2011, Suiza ha admitido a 9,000 individuos sirios, sea como refugiados, mediante admisiones provisionales, visados humanitarios o la reubicación de refugiados que ya tenían este estatus en algún país vecino de Siria.

A menos de una semana de las elecciones parlamentarias nacionales, la presidenta helvética reconoció que la crisis de refugiados "tiene repercusiones sobre los discursos políticos".

"La inmigración es un tema que se presta al populismo porque preocupa a la gente y no tiene una solución fácil", declaró.

En un sistema de gobierno colegiado, en el que gobiernan cinco partidos políticos a través de la fórmula del consenso, el partido de derecha nacionalista UDC -con un agresivo discurso antiinmigración- es la fuerza política más votada en Suiza. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus