•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó hoy en Bolivia que la tecnología y el conocimiento para luchar contra el cambio climático sean declarados "bienes públicos globales" para que se garantice su libre acceso a todos los países.

En un discurso pronunciado en la clausura de la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, Correa sostuvo que el acceso a la ciencia y tecnología para la conservación del planeta "es vital, sobre todo para los países pobres, para su lucha contra el cambio climático y contra la misma pobreza".

Por eso, consideró "indispensable" y "necesario" que las tecnologías que mitiguen el cambio climático y sus respectivos efectos sean declaradas "como bienes públicos globales garantizando su libre acceso".

Insistió en que la solución al cambio climático es aplicar la llamada "justicia ambiental" para que los países "más contaminadores reconozcan el daño" que han causado en otras naciones mediante "el saqueo de los recursos naturales" y la contaminación.

"Por eso es necesario también luchar por ese tribunal internacional para cuantificar y obligar a pagar la deuda ecológica que tienen los países más ricos, pero sobre todo evitar que esa deuda siga creciendo", sostuvo Correa.

A su juicio, existen tribunales para tratar asuntos de deudas financieras y para proteger "los abusos de las trasnacionales" pero no uno para establecer la deuda ecológica porque la justicia aún "sigue siendo la conveniencia del más poderoso".

Correa también señaló que la conservación de la naturaleza en los países con niveles de pobreza elevados "no será posible si esta no genera claras y directas mejoras en el nivel de vida de su población", sobre todo para los más pobres. 

El cambio climático, "un problema político"
 

"Yo no le puedo decir a una familia pobre, sin empleo, sin ingresos, que vive al lado de un bosque 'no cortes el bosque'. Si no recibe un beneficio de ese bosque, lo va a cortar para alimentar a sus hijos. No aceptemos el rol que nos quieren dar de guardabosques gratuitos del mundo", manifestó.

El mandatario ecuatoriano planteó la aprobación de una "Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza" y que el principal derecho sea que "pueda seguir existiendo pero también que pueda seguir ofreciendo los medios de vida necesarios" para garantizar "el buen vivir" del ser humano.

Correa pidió evitar "fundamentalismos" y lo que llamó "ecologismo infantil" y resaltó que "el ser humano no es lo único importante en la naturaleza, pero sigue siendo lo más importante".

Además, ratificó que el cambio climático es "un problema político" entre los países que más contaminan y aquellos que generan "bienes ambientales".

El presidente de Ecuador señaló que si en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-21), que se celebrará en París a partir del 30 de noviembre, no se logran acuerdos vinculantes para proteger al planeta "podría empezar el entierro de nuestra civilización".

Por contra, indicó que si se alcanza la "victoria" en esa cumbre, la siguiente reunión, la COP-22, se celebrará con el "Cántico de las Criaturas" de San Francisco de Asís.

El Gobierno boliviano organiza desde el sábado el encuentro social sobre cambio climático para recoger las propuestas de los movimientos sociales, organizaciones sindicales e indígenas de varios países para hacer frente a los problemas del clima, cuyas conclusiones se presentarán en la COP-21 en París.

Además de Correa, a la clausura del evento también asiste el presidente anfitrión, el boliviano Evo Morales, y su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus