•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jerusalén vivió ayer su jornada más sangrienta desde el inicio de la actual ola de violencia, con un balance de tres israelíes muertos en dos atentados, mientras que del lado palestino murió un joven en Cisjordania.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que utilizaría “todos los medios” a su disposición para hacer frente a las agresiones.

El primero de los ataques fue cometido por dos individuos en un autobús, una novedad desde que se inició esta escalada de violencia, el 1 de octubre.

Este atentado avivará sin duda el recuerdo, en una ciudad ya muy nerviosa, de las intifadas de 1987 y 2000, cuando los transportes públicos se convirtieron en objetivos privilegiados de ataques.

Dos individuos subieron a bordo de un autobús de la línea 78 del barrio judío de Armon Hanatziv, en Jerusalén Este --parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel-- matando a un hombre de 60 años, y a otro pasajero. Otras diez personas resultaron heridas, según un portavoz de la policía, Micky Rosenfeld.

AGRESOR ABATIDO   

Según varios testimonios, uno de los atacantes utilizó un arma de fuego y el otro un cuchillo. Uno de los dos agresores fue abatido a tiros, y otro herido por la policía.

“Yo estaba en mi casa y escuché 20 ó 30 tiros intercambiados entre la policía y los terroristas”, dijo un residente, que pidió no ser identificado.

Pocos minutos después, un hombre embistió con su automóvil una parada de autobús de un barrio ultraortodoxo de Jerusalén Oeste, matando a una persona e hiriendo a otras ocho. Luego el conductor salió del vehículo e intentó apuñalar a los peatones, pero fue herido de bala y detenido, dijo la policía.

Las fuerzas de seguridad no pudieron determinar si esos ataques fueron coordinados, e indicaron que sus tres autores eran originarios del barrio de Jabel Mukaber, en Jerusalén Este.

Entretanto, los palestinos llamaron a celebrar un “día de la ira” este martes, y los árabes israelíes convocaron a una huelga general en señal de solidaridad.

Miles de personas de esa minoría israelí (17.5% de la población) se concentraron en Sajnin, norte de Israel, y sus líderes denunciaron la “incitación al odio” por parte del gobierno israelí.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus