•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó hoy su esperanza de que Bolivia y Chile solucionen su controversia por vía "pacífica", del modo "más amigable posible", de la forma "más fraterna posible" y en beneficio de ambos pueblos.

Así lo aseguró hoy durante una declaración ante los medios de comunicación al término de una reunión con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien llegó ayer a Quito para cumplir hoy una visita oficial al país andino.

"Siempre vamos a impulsar la hermandad latinoamericana y todos nuestros deseos para que cualquier conflicto, cualquier discordia entre nuestros países hermanos se solucionen por los medios pacíficos, en el marco del derecho internacional", dijo Correa.

Recalcó su "cariño a Bolivia y Chile, y para que se resuelvan esas controversias de forma pacífica y de la mejor manera".

Correa dijo que le comentó a Bachelet su esperanza de que "algún día se cumpla el sueño de la Patria Grande sin fronteras, con libre movilidad de bienes, personas, en todo el continente".

"Pero nuestro corazón con Bolivia y Chile, nuestros deseos de que esa controversia se procese en la forma más amigable posible, en la forma más fraterna posible y para beneficio" de los pueblos boliviano, chileno, "del pueblo latinoamericano", añadió sin hacer mención al ningún conflicto en específico.

La disputa marítima

Bolivia perdió ante tropas chilenas 400 kilómetros de costa y 120,000 kilómetros cuadrados de territorio en la llamada guerra del Pacífico, librada en 1879.

El Gobierno de Morales llevó el asunto a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en 2013, en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar de buena fe el reclamo de una restitución del acceso soberano al Pacífico perdido en la guerra.

En septiembre pasado, la CIJ rechazó un recurso chileno y se declaró competente para analizar el tema de fondo de la demanda boliviana, fijando, además, el 25 de julio de 2016 como fecha límite en la que Chile debe entregar sus argumentos escritos en el caso.

El Gobierno chileno anunció ayer la ampliación del equipo que trabaja en la demanda marítima boliviana con la incorporación de tres profesionales que reforzarán la postura chilena en el ámbito diplomático, comunicativo e histórico.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, anunció el nombramiento de Gabriel Gaspar como embajador en misión especial, Joaquín Fermandois como coordinador de historiadores y Ascanio Cavallo como coordinador de comunicaciones, que se suman al equipo que ha representado a Chile desde el comienzo del proceso, encabezado por el agente Felipe Bulnes.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ironizó ayer con que el canciller de Chile necesita ver a "un psiquiatra", en réplica a las críticas que este hizo a los presidentes latinoamericanos que respaldaron esta semana la demanda marítima boliviana.

"No sé si hay que conseguir un psiquiatra para Muñoz, no para el Gobierno, no para la presidenta (de Chile, Michelle Bachelet). No sé si vamos a plantear algo de aporte para que cuente con un psiquiatra", señaló Morales en una rueda de prensa en La Paz.

El gobernante respondió así a una consulta sobre las declaraciones de Muñoz, quien afirmó el martes que su país no necesita "recados" de "países amigos" sobre el litigio con Bolivia.

Morales consideró que las palabras del ministro chileno son una forma de "amenazar y chantajear" a los presidentes, exmandatarios y representantes de organismos internacionales que han expresado su respaldo a la centenaria reclamación marítima de Bolivia.

Las relaciones a nivel de embajadores entre Bolivia y Chile están suspendidas por decisión del primero desde 1962, salvo un breve paréntesis entre 1975 y 1978.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus