•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente chino Xi Jinping inició ayer martes una visita oficial de cuatro días en Reino Unido, durante la cual se prevé que firme acuerdos por más de 30.000 millones de libras esterlinas (46.400 millones de dólares).

Xi, que viajó a Reino Unido con su esposa Peng Liyuan, asistió a un desfile de guardias ecuestres, en presencia de la reina Isabel II, su marido el duque de Edimburgo y el príncipe Carlos, en el Mall, la gran avenida que lleva al palacio de Buckingham. 

El presidente del mayor país comunista del planeta pasó revista a los soldados de la guardia real, vestidos con un uniforme rojo y su característico gorro de piel de oso negro. 

Miles de chinos, que agitaban banderas británicas y chinas, lo esperaban en el Mall.

Cerca de ellos, unos 200 manifestantes del movimiento de inspiración budista Falungong y de las ONG Free Tibet y Amnistía Internacional organizaron tres protestas distintas, a lo largo del Mall, para criticar el predominio de los intereses económicos sobre los derechos humanos. 

Aplausos y protestas

Pero los gritos de alegría de miles de manifestantes prochinos al paso de Xi cubrieron los silbidos y los abucheos de esas ONG, comprobó un periodista de la AFP. 

Tras el desfile, el presidente chino y la reina se dirigieron a Buckingham en una carroza negra tirada por caballos. 

Xi Jinping hará un discurso ante el Parlamento británico por la tarde, antes de tomar el té con el príncipe Carlos. 

“Me choca que sacrifiquemos nuestros valores (...) para hacer negocios”, lamentó Fabian Hamilton, diputado británico laborista y presidente del grupo parlamentario de defensa del Tíbet. 

Interés económico

“Va a ser un momento muy importante para las relaciones sinobritánicas. Aumentan el comercio y las inversiones entre nuestras dos naciones, y los vínculos entre nuestros pueblos son fuertes”, declaró el primer ministro británico, David Cameron, en un comunicado. 

Un portavoz de Cameron aseguró que este tenía intención de abordar la cuestión de los derechos humanos con el presidente chino. 

Según Downing Street, durante la visita se firmarán varios acuerdos comerciales y de inversiones que deberían permitir la “creación de 3.900 empleos” en Reino Unido. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus