•   Ramalá, Cisjordonia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, instó hoy a la dirección palestina a retomar las negociaciones de paz, en una nueva jornada de ataques y enfrentamientos en la región.

Durante un encuentro en Ramala que se prolongó varias horas y que sigue al que mantuvo ayer con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Ban trató con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, la situación de tensión en Israel y Palestina.

"Estoy preocupado por la escalada en las zonas palestinas, no hay ninguna justificación para matar", destacó Ban, quien expresó su "consternación" por el hecho de que "gente joven coja las armas y busque matar", pues, afirmó, "la violencia no es el camino".

También pidió a los israelíes "el máximo autocontrol" durante la ola de violencia que sacude la región desde principios de mes y "a la que se debe poner fin" porque "nunca conducirá a la paz".

Ban condenó desde el palacio presidencial de la Muqata la actividad en los asentamientos israelíes, que tachó de "ilegales" de acuerdo al Cuarto Convenio de Ginebra, que no permite a la potencia ocupante transferir población civil al territorio ocupado.

Por su parte, el presidente palestino señaló que a su pueblo "no le gusta la violencia" y no busca "provocaciones" y defendió que "abogan por una paz basada en el derecho y la justicia".

"Hemos pedido a la ONU que ofrezca protección al pueblo palestino (...) El negarnos nuestros derechos y actuar agresivamente contra nuestro pueblo no nos disuadirá de seguir buscando nuestro derecho" a la autodeterminación, insistió el líder palestino.

En su opinión, "aún hay una oportunidad para la paz, pero no cumpliremos más los acuerdos firmados mientras Israel siga rechazando su implementación", en referencia, entre otros asuntos, a la demanda de paralizar la construcción en las colonias judías de Cisjordania y Jerusalén Este.

Al tiempo que se producía el encuentro, la organización pacifista israelí Shalom Ajshav (Paz Ahora) rebatía los datos de construcción en los territorios palestinos ocupados dados ayer por Netanyahu en un informe en el que defendía su línea política en este aspecto y aseguraba haber construido menos que sus predecesores, extremo que rechazó dicha asociación.

Denunció que el desarrollo de estos asentamientos alcanzó "su máxima cota desde 2000" durante la anterior legislatura de Netanyahu.

Precisamente en las inmediaciones de estos asentamientos se registraron hoy incidentes, dentro de la ola de violencia que se prolonga ya tres semanas y que se ha cobrado la vida de 51 palestinos, ocho israelíes, un eritreo y un palestino con nacionalidad israelí, además de un israelí en un atropello que se debate si fue fortuito o un ataque.

El primer incidente registrado hoy sucedía a primera hora, cuando un grupo de soldados abrió fuego e hirió a una palestina armada con un cuchillo que se acercó a la colonia judía de Yitzar, en el norte de Cisjordania.

Otro suceso se produjo en el cruce de Jaba, en la carretera 60 que une las localidades cisjordanas de Ramala y Nablus próximo al asentamiento de Geva Benjamin, donde un palestino fue abatido y otro arrestado tras apuñalar a una soldado israelí que se encuentra en estado crítico, informó el Ejército.

Estos hechos motivaron enfrentamientos en la región cisjordana de Hebrón, donde los soldados israelíes dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes y cuya inhalación provocó la muerte de Hazzem al Azzeh, un conocido activista palestino que, según los servicios médicos, padecía problemas de corazón, señaló la agencia palestina Maan.

Posteriormente, se produjo junto al bloque de colonias de Gush Etzion un supuesto atropellamiento intencionado de un palestino contra cuatro israelíes que sufrieron heridas, uno de ellos de carácter entre grave y moderado y el resto leves, y el presunto atacante fue abatido a disparos por soldados.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus