•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este fin de semana dejó a los argentinos sin su credo: el fútbol. Tampoco levanta pasiones que Los Pumas enfrenten a los Wallabies de Australia en el mundial de rugby. El dilema es saber si el domingo se conocerá quién será el próximo presidente de Argentina.

A esta primera vuelta, el oficialista Daniel Scioli, 58 años, llega con una estrecha ventaja en los sondeos sobre su principal rival, el opositor conservador Mauricio Macri (56), quien a su vez se impone sin gran diferencia sobre el tercero, Sergio Massa (43), de centroderecha.

Hoy los tres quieren terminar con la campaña para reemplazar a la presidenta Cristina Kirchner, en el poder desde 2003, cuando llegó como primera dama de su ahora fallecido esposo Néstor Kirchner (2003/2007).

Las propuestas

Descendientes de inmigrantes italianos y de cuna acomodada, tampoco se diferenciaron sustancialmente en sus propuestas de mantener los logros del actual gobierno y cambiar lo que está mal, según dicen.

Scioli que arañaba el 40% a una semana de los comicios, según los últimos sondeos, dio un golpe de efecto para sumar votos de la clase media al anunciar en el cierre de su campaña la eliminación de un impuesto a 600,000 trabajadores, lo que se traduce de hecho en un aumento salarial.

La expectativa está en ver si Massa, que viene achicando diferencias, logrará arrebatarle el voto opositor a Macri.

En Argentina, hay presidente electo en primera vuelta si un candidato saca 45% de los votos, o si obtiene 40% y al menos 10 puntos de diferencia con el segundo. De lo contrario habrá balotaje el 22 de noviembre.

El voto desgarrado

“Vamos a votar a Scioli, pero desgarrados” y “con cara larga”, confesó a tres días del comicio el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, dirigente de Carta Abierta, un grupo de intelectuales kirchneristas, y encendió la polémica.

La declaración considerada inoportuna en el seno del gobierno, expresó un sentimiento bastante extendido pero silenciado en el kirchnerismo ‘duro’, que mira con recelo al candidato ungido por la presidenta peronista de centroizquierda porque era el único aliado con chances.

“Scioli es un gran interrogante”, dijo a la AFP Pablo Knopoff de Isonomía Consultores.

Pero Scioli se defiende de propios y ajenos: “Somos lo conocido y la gente no tiene ganas de hacer experimentos”, dijo.

“¡Pero Sr González! Voten con sus convicciones! Nueva categoría: el voto desgarrado”, tuiteó irónico el cineasta Juan José Campanella, ganador del Oscar a mejor película extranjera por “El secreto de sus ojos” en 2010, quien anticipó su voto a Macri.

Campanella encendió Twitter al escribir: “Solo hay dos melodías, Kirchnerismo y Cambiemos. Todo lo demás es ruido”, dijo a favor de Macri.

Entre estrellas y pelotas

Además de Campanella, Macri sumó otras celebridades locales como Susana Giménez, la histórica diva de la televisión.

“Es un tipo trabajador, honesto, muy sencillo, educado y como presidente de (club de fútbol) Boca hizo un cambio radical”, afirmó Susana.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus