•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de meses de trabajo, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, de 44 años, se hizo notar en la carrera por las primarias de su partido a las elecciones presidenciales de 2016 con una fuerte intervención durante el debate del miércoles.

De niño, Marco Rubio le decía a su abuelo, exiliado cubano, que un día iba a derrocar a Fidel Castro y convertirse en presidente de Cuba. Pero hoy está más cerca de la Casa Blanca.

Rubio subió al tercer puesto en las encuestas republicanas hace dos semanas, doblando el apoyo del que fuera su padrino político en Florida, Jeb Bush, hijo y hermano de expresidentes, al que Rubio hizo un impecable contraataque el miércoles durante el debate entre precandidatos presidenciales republicanos.

GANÓ EL DEBATE

“Continuaré sintiendo gran respeto y admiración por Bush”, dijo Marco Rubio, con tono caballeresco. “Pero no soy candidato contra Bush, soy candidato porque es imposible que elijamos a Hillary Clinton para continuar la política de Barack Obama”.

Para los comentaristas, Marco Rubio ganó el debate, muchos incluso aseguran que la campaña de Jeb Bush está en vías de extinción.

Rubio nació en Miami en 1971 en el seno de una familia cubana, que llegó 15 años antes para escapar de la pobreza. Después de la llegada al poder de Fidel Castro en 1959, su familia decidió que no regresaría nunca a la isla, por lo que Rubio
no la conoció.

Esa es una historia familiar que él cuenta invariablemente, discurso tras discurso, convencido de encarnar el “sueño americano” de los exiliados que buscan una vida mejor en Estados Unidos.

“Yo soy hijo de inmigrantes, exiliados de un país con problemas. Ellos me dieron todo lo que pudieron, escribió en su autobiografía, “Un hijo estadounidense”, publicada en 2012.

Hijo de un camarero y una empleada doméstica, Marco Rubio creció entre la comunidad cubana de Miami, aunque pasó un período de cinco años en Las Vegas, donde su familia se convirtió temporalmente como mormona, antes de regresar al catolicismo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus