•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama podría decidir ignorar al Congreso para cerrar la prisión de Guantánamo, una de sus promesas de campaña bloqueada a causa del rechazo de los republicanos a trasladar a los prisioneros a suelo estadounidense.

La Casa Blanca presentará pronto a los legisladores un nuevo plan --anunciado hace mucho tiempo-- para clausurar esa prisión altamente controvertida, creada por el gobierno de George W. Bush hace 13 años en la isla de Cuba tras los atentados del 11 de setiembre de 2001.

Pero la partida ya se anuncia muy complicada. "Pienso que los prisioneros de Guantánamo deben seguir en Guantánamo", advirtió el miércoles el republicano Paul Ryan, el nuevo presidente de la Cámara de Representantes. Los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso.

Interrogado este jueves acerca del camino que seguiría Obama para cumplir su promesa antes de dejar la Casa Blanca en enero de 2017, su portavoz, Josh Earnest, respondió que en este momento la prioridad era "trabajar con el Congreso".

"Pero no quiero excluir ninguna opción", agregó. Sin hacer referencia explícita a la posibilidad de recurrir a un decreto presidencial, Earnest subrayó que Obama haría "todo lo que esté en sus manos para avanzar en esa prioridad de seguridad nacional".

El margen de maniobra del que dispone el presidente es objeto de intensas especulaciones. "Corresponderá a los juristas zanjar esta cuestión", destacó Earnest.

El gobierno estadounidense recuerda sin descanso que numerosas personas culpables de terrorismo están actualmente encarceladas en suelo estadounidense y por eso mismo considera que los argumentos de los republicanos son infundados.

"La idea de que esto no puede hacerse en condiciones de seguridad satisfactorias no resiste la prueba de los hechos", destacó Josh Earnest, quien citó el caso de Zacarias Mussaui, quien purga una pena de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por complicidad en los atentados del 11 de Septiembre.

Barack Obama, quien no ha dejado de reafirmar esta promesa durante sus dos mandatos, opina que es insensato "gastar tres millones de dólares por prisionero para mantener una prisión que todo el mundo condena y que los terroristas usan para reclutar" nuevos combatientes.

Actualmente hay un poco más de un centenar de prisioneros encerrados en Guantánamo, contra cerca de 700 en 2003.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus