elnuevodiario.com.ni
  •   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Si un país debía sumergirse en el debate sobre la legalización de la marihuana, ese era México, tanto por ser un epicentro de la lucha antidroga en el planeta como por su vecindad con EE.UU., principal comprador de sus drogas pero a la vez precursor en la despenalización del cannabis.

Aunque el fallo de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) solo ampara a los cuatro querellantes, lo cierto es que obliga a la sociedad a mirar de frente una cuestión central en territorio mexicano y en el mundo actual, que parece haber cambiado su perspectiva sobre el tema.

Cuando en 2012 el gobierno de Uruguay se embarcó en la propuesta pionera de permitir la producción y venta de esa droga blanda, cuyo consumo ya era legal en el país rioplatense, muchos se preguntaron si no tenía más sentido que la discusión se desarrollara en puntos de América Latina con graves problemas de narcotráfico como Colombia o México.

Sobre todo, teniendo en cuenta que voces autorizadas de ambos países habían intentado ya, sin mucho éxito, hacer del asunto un tema de Estado, como los expresidentes César Gaviria, de Colombia, y Ernesto Zedillo y Vicente Fox, de México.

Proceso irreversible

Fox (2000-2006), del conservador Partido Acción Nacional, llegó incluso a decir en 2013 que si se legalizaba la marihuana, él podría ser productor, al defender una medida que en su opinión beneficiaría al país y perjudicaría a los carteles de la droga.

El exmandatario ha organizado simposios sobre el tema y el año pasado afirmó que la despenalización de esa droga es un proceso “irreversible”.

Un día después de conocer el fallo de la SCJN, que autorizó el cultivo y consumo de marihuana con fines lúdicos a cuatro mexicanos, Fox señaló a radio Fórmula que la decisión obliga al Congreso a legislar y al Ejecutivo a proteger a los beneficiarios del dictamen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus