EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Taiwán se muestra profundamente dividida entre gobierno y oposición sobre la cumbre celebrada con China, con interpretaciones encontradas de los resultados de la reunión que mantuvieron ayer sus presidentes, Ma Ying-jeou y Xi Jinping, la primera en los últimos 66 años.

La Cumbre Ma-Xi “afectará las decisivas elecciones parlamentarias y presidenciales de enero de 2016 y el futuro de los lazos entre China y Taiwán, pero su alcance aún es incierto”, dijo a Efe Wong Ming-hsian, de la Universidad Tamkang.

Las críticas de la oposición se centran en el acuerdo sobre la consolidación del Consenso de 1992 (China y Taiwán reconocen que hay una sola China, pero respetan diferentes interpretaciones) y del rechazo de la independencia como base del desarrollo pacífico de los lazos.

“Lamentamos que el único resultado de la reunión Ma-Xi busque enjaular a Taiwán en un marco político que restringe el derecho de los taiwaneses a elegir su futuro”, dijo ayer la candidata presidencial del opositor Partido Demócrata Progresista (PDP), Tsai Ing-wen, favorita para los comicios presidenciales de enero de 2016.

Tsai no acepta el “Consenso de 1992”, aunque promete, que en caso de ser elegida, mantendrá el “status quo” con China y respetará la Constitución de la isla, proclamada en 1947, que incluye a China continental en su territorio y usa como nombre oficial “República de China”.

“La cumbre es un claro mensaje a Tsai y su partido de que, si llegan al poder, no deben desviarse del Consenso de 1992, ya que ha hecho posible todos los logros de paz en los últimos años”, dijo a Efe el especialista en China, Chang Wu-ueh, de la Universidad Tamkang.

Para el Presidente Ma, la cumbre es histórica porque le permitió hablar de la “República de China” (término anatema para Pekín), la “Constitución” (señal de soberanía), los misiles chinos y que el “Consenso de 1992” incluye no sólo reconocer que hay una China sino también el derecho taiwanés a interpretarla a su modo (como la República de China (Taiwán).

Ma también subrayó como logros del encuentro las promesas chinas de acelerar las negociaciones de un acuerdo comercial y del intercambio de oficinas representativas, y un eventual desbloqueo de limitaciones al espacio internacional de la isla.

Los políticos y medios críticos del acercamiento taiwanés a China, subrayaban ayer las deficiencias y limitaciones en los logros del encuentro.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus