•   Belgrado, Serbia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

A la joven jugadora, de 21 años, le amputaron la pierna izquierda en 2013.Al volver a pisar el parqué durante un partido profesional, la jugadora de baloncesto discapacitada serbia Natasa Kovacevic firmó una de las victorias más hermosas de su carrera, interrumpida de forma abrupta por un accidente de circulación hace 26 meses.

Ovacionada por el público, la joven jugadora, de 21 años, a la que le amputaron la pierna izquierda en 2013, regresó el miércoles por la tarde a las órdenes del club en el que debutó, el Estrella Roja de Belgrado, retomando su carrera profesional, que muchos consideraban como finalizada.

Pero Natasa, equipada con una prótesis especial recubierta al igual que su otra pierna con calzas negras, escribió un capítulo inédito en los anales de la historia del baloncesto femenino serbio, así como del europeo, afirmó la Federación Serbia. Con la excepción de Natasa, ningún jugador discapacitado ha ascendido a un equipo profesional en Europa, aseguró la federación.

"Estoy satisfecha de estar de vuelta, la sensación sobre la tarima fue sublime, tengo la impresión de no haberlo dejado nunca, que estos dos años no han tenido lugar", declaró ella sonriente desde sus 1,88 m de altura, justo al finalizar el partido, con la victoria del Estrella Roja ante el Student Nis por 78 a 47, aunque el resultado quedó en un segundo plano.

En su vuelta a las pistas, Kovacevic contribuyó a la victoria con 5 puntos, 3 rebotes una asistencia y dos tapones. Según confesó ella misma, todavía tiene trabajo por delante.

"Debo mejorar mi condición física, sinceramente estoy sin aliento, pero voy a trabajar y lo alcanzaré", afirmó con seguridad.

Los testigos apuntaron que, en efecto, le faltaba un poco de explosividad, una rémora que ella compensa con su gran experiencia a pesar de su corta edad.

"Es ella quien lo ha logrado, con su perseverancia, merece el respeto de todos. Deberíamos educar a nuestros hijos con su ejemplo", declaró a la AFP en técnico del equipo rival, Zvonimir Stankovic, quien destacó que no le hicieron concesiones: "Desde el momento que entró a la cancha la hemos tratado como al resto de jugadoras".

Frenazo brutal a una carrera ejemplar

El 7 de septiembre de 2013, la carrera profesional de una de las más talentosas jugadoras de la generación que se proclamaría en 2015 campeona de Europa de baloncesto, sufrió una brutal interrupción.

Durante un desplazamiento con el equipo húngaro Györ, un accidente de circulación costó la vida a su entrenador Akos Fúzy y al mánager general del club, Peter Tapodi, mientras que a Kovacevic, gravemente herida, le fue amputada la pierna izquierda a la altura de la rodilla.

Pero la alero no se rindió, nunca bajó los brazos y comenzó la rehabilitación con un solo objetivo, volver a jugar al básquetbol.

"Desde el principio sólo tenía un deseo, regresar al baloncesto. En lo más profundo de mí misma estaba segura de que ese día llegaría", confesó a la prensa local.

En 2014, un año después de su accidente, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) la nombró embajadora en favor de los jóvenes y comenzó a retomar los entrenamientos.

Al mismo tiempo, creó una fundación cuyo objetivo es ayudar a los deportistas de la misma forma que ella ha sido ayudada.

"Mi retorno a la competición es muy importante para mí, pero espero que muestre a otras personas que pueden cumplir todo lo que deseen con la fuerza de su voluntad", concluyó Natasa.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus