elnuevodiario.com.ni
  •   Kaduna, Nigeria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 30 personas murieron ayer martes al estallar una bomba en la ciudad de Yola, al noreste de Nigeria, días después de la visita al lugar del presidente Muhammadu Buhari para anunciar que el fin del grupo yihadista Boko Haram está cerca.

La explosión tuvo lugar en el área de Jambutu, en la capital del estado de Adamawa, donde el grupo es muy activo.

“Por el momento hemos registrado 32 muertos y unos 80 heridos”, explicó Sa’ad Bello, coordinador en Yola de la Agencia Nacional de Urgencias (Nema).

Más de 72 heridos

La Cruz Roja y la policía estatal dieron un balance de 31 muertos y 72 heridos. El pasado viernes, el presidente nigeriano visitó la ciudad para condecorar a soldados y para visitar un campo de refugiados tras seis años de violencia que ha dejado al menos 17,000 muertos.

El lugar que sufrió el atentado alberga entre otros, un mercado, un restaurante y una mezquita, informó Aliyu Maikano, un responsable de la Cruz Roja.

Este atentado es el primero en lo que va del mes en Nigeria, una demostración de que la estrategia del ejército de cortar las fuentes de financiación de la organización está dando sus resultados.

Violento Boko Haram

La violencia del grupo terrorista Boko Haram ha provocado el desplazamiento de más de 2.6 millones de personas en la región del lago Chad, de los que 2.2 millones se han producido únicamente en Nigeria, según alertó hoy la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Esta región en el oeste de África, conocida como la cuenca del lago Chad, se compone por Camerún, Chad, Níger y Nigeria.

Desde que el grupo islamista radical Boko Haram intensificase su actividad en 2013, la crisis humana en la zona se ha agravado considerablemente.

La virulencia de la situación ha provocado, en apenas dos años, el desplazamiento de 2.6 millones de personas, en lo que puede convertirse en la mayor crisis migratoria de África.

Tan solo en Nigeria, de donde es originario el grupo terrorista, 2.2 millones de personas han tenido que marcharse de sus hogares, de los cuales 1.5 millones son niños, la mitad de menos de cinco años.

Según advirtió ayer el coordinador humanitario de la ONU para el Sahel, Toby Lanzer, los menores son los grandes afectados por esta ola de violencia, que agrava la situación en la que ya estaban estos países.

Unas 110,000 escuelas han sido destruidas y unas 2,000 niñas han sido secuestradas desde 2014 por Boko Haram, que significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”.

Además, los actos de violencia del grupo se vuelven más cruentos ya que niños de hasta siete años son utilizados para inmolarse, lo que desestabiliza aún más la situación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus