•   Kuala Lumpur  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) se declaró hoy como un mercado único en una cumbre en Malasia que terminó con una llamada a hacer frente al terrorismo y a rebajar la tensión ante las disputas territoriales.

Los líderes de Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam firmaron
constituirse como Comunidad Asean, un espacio de 622 millones de habitantes y un PIB conjunto de 2.5 billones de dólares.

Con la declaración, realizada durante la cumbre que el grupo celebró en Kuala Lumpur y será efectiva el 1 de enero, Asean
persigue crear un mercado y una base de producción única, con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal
cualificado.

El bloque regional aspira con ello a crecer hasta un PIB conjunto de 4.7 billones de dólares en 2020 y a convertirse en la cuarta potencia económica del mundo dentro de 15 años.

El primer ministro malasio, Najib Razak, destacó la eliminación ya consolidada de la mayoría de tarifas en las relaciones comerciales entre los socios de Asean, organización de la que subrayó su valor más allá de lo económico.

“El Sudeste de Asia ha emergido como epicentro de la resolución pacífica de conflictos. Esto se debe a Asean. Donde había guerra, hay paz; donde había pobreza, hay prosperidad; donde había división y miedo, hay unidad y estabilidad”, dijo Najib en la ceremonia.

La firma precedió la cumbre de Asia Oriental, que además de Asean incluye a China, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y Rusia, y en la que emergieron las diferencias por las disputas territoriales que varios de estos países mantienen en el Mar de China Meridional.

Pekín reclama casi en su totalidad este espacio marítimo y ha construido instalaciones de uso militar en varias de sus islas, ricas en petróleo, gas y recursos marinos, reivindicadas por Vietnam y Filipinas.

A la conclusión del encuentro, Najib llamó a gestionar las disputas “de manera que no eleven la tensión”, de acuerdo con ley internacional, e instó a acelerar la aprobación de un código de conducta en la zona en conflicto.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó, por su lado, a detener la reclamación de tierra, la construcción de instalaciones y la militarización de la zona, y abogó por garantizar la libertad de navegación y vuelo a través de la región.

El viceministro de Asuntos Exteriores, LiuZhenmin, dijo que las obras no buscan militarizar la zona sino mejorar la capacidad de China para asistir al tránsito marítimo comercial, a pescadores y misiones de auxilio, y aseguró que su país también aboga por la libertad de navegación.

Liu dijo que China ha propuesto un plan de 5 puntos que insta a los países de la región y de fuera a evitar acciones que aumenten la tensión, y recriminó a EE.UU. que hiciera pasar recientemente un buque de guerra y aviones cerca de una de las islas.

“Durante años la Marina de EE.UU. ha pasado sin problemas por esta zona marítima, pero esta vez lo hizo dentro de aguas territoriales.

Fue una provocación política para poner a prueba la respuesta de China”, dijo el vicecanciller.

Liu también criticó a Filipinas por su acción “unilateral” de llevar la disputa a la Corte de Arbitraje de La Haya, que el mes pasado falló a favor de Manila en la disputa de un atolón, y aseguró que Pekín “ni participará ni acatará” a esta instancia.

La cumbre de Asean también estuvo marcada por los últimos atentados en París y Bamako (Mali) y culminó con una llamada de los diez países a hacer frente al terrorismo y a la violencia extremista de grupos como el Estado Islámico (EI).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus