•   San Bernardino, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 14 personas fallecieron y otras 14 resultaron heridas ayer miércoles en un tiroteo perpetrado en un centro de pacientes con problemas mentales en San Bernardino, al este de Los Ángeles, confirmaron las autoridades.

“Los datos preliminares indican que 14 personas murieron, mientras otras 14 fueron heridas”, declaró en una rueda de prensa Jarrod Burguan, jefe del departamento de Policía de la ciudad, quien agregó que “todavía se desconocen los motivos de la masacre”.

“Al menos tres sospechosos perpetraron la masacre, huyeron en un todoterreno negro”, señaló el jefe policial. Los atacantes estaban preparados y bien equipados, con armas largas y vestimenta militar, para una acción así, según la Policía, que todavía no ha dado información sobre sus identidades o su motivación.

“No sabemos quiénes son, pero estaban preparados como si se tratara de una misión”, apuntó. “No tenemos información en este punto para decir que se trata de un acto terrorista”, añadió.

El tiroteo comenzó cerca de las 11:00 de la mañana (hora local) en el Centro Regional Inland, que acogía a esa hora un evento para un centenar de personas del personal del condado.

El presidente Barack Obama, quien fue informado de inmediato, lamentó que en Estados Unidos se haya establecido “un patrón de tiroteos masivos único en el mundo”.

Este tiroteo sucede pocos días después de que un hombre armado matara a tres personas e hiriera a otras nueve en un ataque contra una clínica de planificación familiar en el estado de Colorado, al oeste del país.

Control de armas

En Wasington, el presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió ayer a acabar con la “pauta” que convierte a los tiroteos masivos en algo que ocurre de forma “normal” en el país, después del ataque en San Bernardino (California, EE.UU.), donde se registraron al menos 14 muertos y otros 14 heridos.

“Tenemos ahora una pauta de tiroteos masivos en este país que no tiene ningún paralelo en ningún otro sitio en el mundo”, expresó Obama en una entrevista con la cadena de televisión CBS News, preguntado por su reacción al tiroteo de ayer en San Bernardino.

“Deberíamos unirnos y actuar de forma bipartidista para hacer que esto sea algo raro, en lugar de algo normal. Nunca deberíamos pensar que esto es algo que está dentro de lo ordinario, porque no pasa tan a menudo en otros países”, agregó.

Obama afirmó que su “esperanza es que podamos contener este tiroteo en particular, del que no conocemos aún los motivos”, en referencia al suceso en California.

Cambiar leyes

El mandatario recordó que hay “algunos pasos que se pueden dar ahora” mismo, “no para eliminar cada uno de los tiroteos masivos, sino para mejorar las probabilidades de que no ocurran tan a menudo”, como la aprobación de leyes para la seguridad en el manejo de armas y controles previos a la adquisición de las mismas.

El mandatario instó además a cambiar la ley que permite que quienes están en una lista negra que les prohíbe volar en aviones dentro o hacia Estados Unidos puedan, sin embargo, comprar armas de fuego.

“Esa es una ley que tiene que cambiarse”, aseveró el presidente.

Obama aseguró el año pasado que su mayor frustración como presidente ha sido el fracaso de sus esfuerzos por lograr un mayor control de la venta y posesión de armas en el país.

Congreso trabó debate

El debate sobre las armas se reabrió en 2012 en Estados Unidos a raíz de dos sucesos de ese año: la matanza en un cine de Aurora (Colorado), donde hubo 12 muertos y 58 heridos; y la ocurrida en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados a tiros 20 niños y 6 mujeres.

No sabemos quiénes son, pero estaban preparados como si se tratara de una misión”. Jarrod Burguan, jefe del departamento de policía de San Bernardino.

El gobierno de Obama impulsó entonces un conjunto de medidas para reformar la legislación de control de armas, pero el Congreso no aprobó siquiera la que generaba más consenso: un sistema de verificación de antecedentes para impedir que las armas llegaran a los criminales o a las personas con problemas de salud mental.

En el mismo sentido que Obama, el líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, instó hoy a “aprobar legislación con sentido común que mantenga las armas de fuego fuera de las manos de peligrosos criminales y personas con trastornos mentales”.

“La violencia armada se ha convertido en un cáncer para esta nación. Somos mejores que eso. Con demasiada frecuencia encendemos nuestros televisores y presenciamos escenas de horror como las de que hoy somos testigos. Debemos ponerle fin a esta locura”, manifestó Reid en un comunicado.

Policía abate a uno de los atacantes 

EFE
Uno de los sospechosos del tiroteo en San Bernardino (California, EE.UU.), que dejó al menos 14 fallecidos, resultó muerto horas después en un enfrentamiento con la Policía, informó el alguacil de esa ciudad, al subrayar que se trata de una información preliminar a falta de confirmar más datos.

“La información preliminar es que un sospechoso está abatido”, indicó el departamento del alguacil de San Bernardino en un mensaje en la red social Twitter, en el que destacó que la situación al respecto permanece “activa”.

Ningún agente de policía ha resultado herido en este incidente, según el mismo mensaje en la cuenta oficial del alguacil, que se ha remitido a posteriores informes para ampliar la información.

La persecución

Los canales de televisión han mostrado en directo imágenes aéreas de una presunta persecución policial en San Bernardino, que habría acabado con un vehículo de color oscuro detenido en mitad de una urbanización.

Previamente, el jefe de la Policía de San Bernardino, Jarrod Burguan, había asegurado en una rueda de prensa que “hasta tres” sospechosos habían participado en el tiroteo registrado ayer en el Inland Regional Center, un centro de ayuda a discapacitados, y que estos habrían escapado en un vehículo de color oscuro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus