•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Venezuela vivió el sábado su último día de reflexión antes de las elecciones legislativas de este domingo, en una jornada marcada por las reuniones del presidente venezolano, Nicolás Maduro, con los invitados internacionales, tanto de la autoridad electoral como de la oposición.

Maduro llevó a cabo múltiples reuniones en el palacio presidencial de Miraflores con centenares de personalidades invitadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para participar como acompañantes electorales, empezando por el jefe de la misión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el exmandatario dominicano Leonel Fernández.

Después recibió al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y al exmandatario panameño Martín Torrijos, para luego dar paso al grupo de seis expresidentes latinoamericanos -no acreditados por el CNE- invitados por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para observar las elecciones.

Los exmandatarios Andrés Pastrana (Colombia), Jorge Quiroga (Bolivia), Mireya Moscoso (Panamá), Luis Alberto Lacalle (Uruguay) y los costarricenses Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez, se pudieron ver sorprendentemente con Maduro, al igual que con la ministra de Exteriores venezolana Delcy Rodríguez, que los recibió en la sede de la cancillería por la mañana.

Maduro pidió a los venezolanos dar "un ejemplo de paz y democracia" en la jornada de votación a la que concurrirán más de 19 millones de personas para elegir a los 167 representantes de la unicameral Asamblea Nacional.

"Que nuestro pueblo se levante tranquilo sonriente, orgullosos y orgullosas de ser de la patria de Simón Bolívar, (...) y demos un ejemplo a la humanidad de paz y de civismo, de participación, de democracia protagónica, verdadera", dijo el mandatario durante otra reunión con el resto de los acompañantes internacionales.

En este último encuentro se encontraba el expresidente hondureño José Manuel Zelaya y la excandidata presidencial colombiana Clara Rojas.

El CNE acreditó a 776 observadores nacionales y como acompañantes del proceso electoral a medio centenar de técnicos de los entes del voto de los países de Unasur.

El dominicano Fernández consideró que el sistema electoral del país suramericano es "sólido e inexpugnable", el de "mayor calidad tecnológica" y en ello, dijo, supera al existente "en la mayoría de países de América Latina".

Los seis expresidentes invitados por la MUD, que tuvieron en Pastrana a su portavoz, expusieron, tanto a la canciller como a Maduro, sus "dudas" respecto al proceso electoral.

"Lo que aspiramos nosotros, este grupo de expresidentes, es que haya un proceso electoral limpio, transparente, el día de mañana. Que los venezolanos puedan ir a votar, que cada voto se cuente, que quienes hoy están en las cárceles puedan salir a votar, puedan ejercer ese derecho", afirmó Pastrana.

El vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons, que encabeza a los cuatro eurodiputados del Partido Popular (PP) español invitados por la oposición, aseguró a Efe que el país caribeño está "al borde" de una crisis humanitaria.

Los eurodiputados del PP sostuvieron un encuentro con la canciller venezolana, el primero desde 2006 de una delegación del Parlamento Europeo con el Gobierno, además de otro con el dirigente opositor venezolano y excandidato presidencial, Henrique Capriles, quien a su vez se reunió también con Zapatero.

El expresidente español confío en que tras las elecciones pueda "arrancar un espíritu de esfuerzo conjunto" entre las opciones más representativas del país caribeño.

Tras reunirse con Maduro, en lo que representa el primer encuentro de un político español con el jefe de Estado venezolano desde la muerte de Hugo Chávez en marzo de 2013, Zapatero dijo estar convencido de que el actual Ejecutivo de España, presidido por Mariano Rajoy, quiere tener "la mejor relación" con Venezuela.

En medio de este maratón de encuentros entre las partes la víspera de los comicios, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, alertó al país de que ha sido identificada en la frontera con Colombia una "intencionalidad deliberada" de violencia paramilitar.

En la intensa jornada sabatina, el CNE también aprovechó para advertir a los expresidentes, diputados y otras personalidades no acreditadas para acompañar las elecciones que no podrán entrar en los recintos del voto y que, de hacerlo, estarían cometiendo "un delito en contra de la institucionalidad" del país, según su presidenta, Tibisay Lucena.

La MUD respondió a Lucena que sus declaraciones eran una demostración de que el CNE "tiene cosas que ocultar".

El portavoz de la alianza, Jesús Torrealba, aseguró que "incluso las 10 credenciales que el directorio del CNE había ofrecido" para sus invitados extranjeros "ni siquiera habían sido entregadas para el día de hoy (ayer)".

El jefe de la comisión internacional de la MUD, Timoteo Zambrano, aseguró el viernes a Efe que sus invitados internacionales "van a respetar el reglamento" electoral, pero "a lo mejor intentan entrar y pueden ir a mirar" en los centros de votación, algo que a su juicio "no tiene nada de extraño".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus