•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las negociaciones para alcanzar un pacto universal contra el calentamiento en la cumbre del clima (COP21) de París recibieron ayer un impulso con la presentación por parte de los ministros de un borrador más conciso, que aún con frentes abiertos, “está más cercano al acuerdo”, según fuentes consultadas por Efe.

El nuevo documento, presentado por el presidente de la COP21, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, se ha simplificado en 29 páginas respecto a las 48 anteriores, de las que 14 forman parte del acuerdo en sí y 15 de una decisión que lo desarrolla.

En este texto, el futuro acuerdo climático adopta ya la forma legal perseguida por potencias como Estados Unidos, India o China, que han logrado eliminar un artículo, el 17, que hacía referencia a que los compromisos de reducción de emisiones presentados por los países fueran legalmente vinculantes.

Para conseguir que las 186 contribuciones nacionales de lucha contra el calentamiento se cumplan sin que sean legalmente vinculantes, el texto prevé la fórmula planteada por Estados Unidos: un mecanismo de revisión de los compromisos al detalle y transparente, que sí sería jurídicamente vinculante.

Reducción de emisiones

Además, los países expresan también su voluntad de revisar esas contribuciones nacionales “al alza”, y se emplazan a celebrar una conferencia en 2018 o 2019 a tal efecto, con el objetivo de que sus compromisos de reducción de emisiones puedan actualizarse en 2020 o 2021.

No obstante, el presidente de la cumbre subrayó que ni el de hoy es el texto final ni el acuerdo está asegurado, ya que los principales conflictos con los que arrancó la negociación están más suavizados, pero “no resueltos”.

La mayoría de los 367 paréntesis con los que cuenta el nuevo texto, según los expertos que los han contado, se sitúan en torno a dos cuestiones problemáticas: quién paga la mitigación y la adaptación al cambio climático en los países con menos recursos, y para quién es obligatorio cumplir los compromisos de reducción de emisiones ya planteados para el acuerdo.

Ambas cuestiones afectan a lo que en la jerga de las negociaciones se denomina “la diferenciación” entre países desarrollados y en desarrollo, con la que nació la convención marco de cambio climático, y que la mayoría de los integrantes de este último grupo de países quieren mantener, frente al deseo de los países ricos de “diluirla”.

Grados de temperatura

El borrador sigue dejando abierto si los países se marcan como objetivo que la temperatura no suba más de 2 grados o más de 1.5 grados, o una fórmula mixta que suscriben ya 120 países: que no suba más de 2, pero reconociendo que lo ideal sería que no aumentara más de 1.5. A las dos últimas opciones se oponen rotundamente los países petroleros.

Y se ha descartado regular las emisiones de la aviación y el transporte marítimo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus