•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Numerosos barones del partido conservador Los Republicanos reprocharon hoy a su líder, el expresidente Nicolas Sarkozy, que la victoria lograda en la segunda vuelta de las regionales no sea tan brillante como auguraban las encuestas hace unas semanas.

Los candidatos de Los Republicanos se impusieron en votos a nivel nacional y ganaron siete de las 13 regiones.

Pero no propinaron al Partido Socialista del presidente, François Hollande, el revés que predecían los sondeos.

Sarkozy compareció tras los resultados para pedir unidad interna frente a las próximas elecciones, pero enseguida sus posibles rivales de cara a las primarias del partido del año que viene le recriminaron la estrategia elegida, que consideraron demasiado derechista.

La más tajante fue la exministra Nathalie Kosciusko-Morizet, que le reprochó que, como hicieron los socialistas, no retirara a los candidatos conservadores en las regiones donde habían quedado terceros y había un riesgo de victoria del ultraderechista Frente Nacional (FN).

Kosciusko-Morizet aseguró que si los socialistas no se hubieran retirado de las regiones Norte Pas-de-Calais Picardía y Provenza Alpes Costa Azul hubieran ganado las candidatas de la extrema derecha en esas circunscripciones.

Fue un dardo envenenado a Sarkozy, adalid de la estrategia contraria a retirarse.

El exprimer ministro Alain Juppé, declarado candidato a las primarias de su partido, pidió que se abra un debate ideológico en el seno de la formación para ofrecer a los electores "una idea de Francia que no sea tibia".

"En los próximos días haré propuestas valientes y compromisos verificables", dijo el actual alcalde de Burdeos.

El exministro Bruno Le Maire, otro candidato declarado a las primarias, pidió que el año que empieza "sea el de la renovación" de su partido.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus