elnuevodiario.com.ni
  •   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los países en vías de desarrollo (PVD) representaron en 2013 un 46.7% de las exportaciones mundiales de bienes culturales, sector que movió ese año 212.800 millones de dólares, según un informe publicado hoy por la Unesco.

El estudio, titulado "Repensar las políticas culturales", evalúa la transformación del paisaje cultural mundial diez años después de la adopción de la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, ratificada hasta hoy por 141 Estados y la Unión Europea (UE).

El progreso de las exportaciones culturales, que en 2004 solo sumaban un 25.6 % en ese sector, se debe sobre todo a las exportaciones procedentes de China e India, que compiten cada vez más con los países desarrollados.

Sin esos dos gigantes, la cuota de mercado de los países emergentes en las exportaciones mundiales culturales solo habría aumentado un 5 % entre 2004 y 2013, indica el estudio.

Según el documento, los países más avanzados compraron en 2013 a los PVD un 39.6 % de bienes culturales y entretenimiento relacionados con la música y el sector audiovisual, y un 32.3 % de libros y prensa, segundo gran grupo de mercado detectado.

Los expertos que lo elaboraron destacan que la expansión de las redes sociales y de contenidos que pueden ser producidos por los propios usuarios, la difusión de los aparatos multimedia conectados y la explosión de la cantidad de información disponible han favorecido la aparición de nuevos actores y nuevas formas de pensar.

Esta revolución no se debe a la sola acción de los países industrializados: varias regiones del hemisferio sur han hecho grandes progresos, particularmente en el campo de la conectividad.

El continente africano, donde el índice de penetración de la telefonía móvil se multiplicó por tres entre 2007 y 2012, es un buen ejemplo de esta transformación.

El estudio revela igualmente que "el entusiasmo de los jóvenes por la creación cinematográfica nunca ha sido tan fuerte", ya que la producción de películas de ficción en los países en vías de desarrollo pasó del 3 % del total en 2005 al 24 % en 2013, y la de documentales del 1 % al 25 %, en ese mismo período.

No obstante, la evolución de todos estos parámetros impacta de manera negativa en la diversidad lingüística, pues el 80 % de los contenidos en línea está redactado en inglés, chino, español, japonés, portugués, alemán, árabe, francés, ruso o coreano.

Otro problema señalado por la Unesco es la concentración de poder en manos de los gigantes de la red, fenómeno que fragiliza el acceso a una diversidad de opciones culturales.

"Pese a que las plataformas ofrecen una amplia gama de ofertas culturales, el hecho de que controlen no sólo las ventas, sino también la comunicación y los algoritmos de recomendación, genera un problema", destacan al respecto.

El informe fue realizado con el apoyo financiero del Gobierno de Suecia, en el marco del proyecto "Reforzar las libertades fundamentales a través de la promoción de la diversidad de las expresiones culturales", y utilizó y completó investigaciones enviadas por 71 países firmantes de la Convención.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus