•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE / END

Más de dos décadas después de su creación, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), cuyo fin es la unificación regional con base en la paz, la libertad y el desarrollo, recibió un golpe "casi mortal" con la decisión de Costa Rica de suspender su participación política, dijo un analista a Efe.

"Para el Sistema de la Integración es lamentable la decisión política que asumió ayer Costa Rica", aseguró a Efe el analista Rubén Hidalgo, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), al referirse al bloque, integrado además por Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Este viernes el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, anunció que su país dejaba la participación política en el SICA porque el ente "ignora la solidaridad" y no es capaz de proporcionar una respuesta regional a la crisis generada por la llegada masiva de cubanos a sus fronteras.

"Tres países impiden una solución viable, realista, clara, que puede asumirse y resolver un problema que afecta a una de las partes. Costa Rica no puede participar en esas condiciones" en el SICA, dijo el mandatario a la prensa tan solo horas después de participar en El Salvador en una cumbre, que Costa Rica abandonó por falta de consenso.

Unos 5,989 cubanos ya recibieron visas y otras 2,053 personas que se encuentran en la frontera con Panamá serán las últimas que podrán ingresar a Costa Rica de forma legal, ya que el país no otorgará más visados a cubanos para aminorar esta situación a la que dice que ya no puede hacer frente.

Hidalgo considera que Costa Rica barajaba esta decisión "desde hace rato" porque "no ve espacios de oportunidad" y trabajo con el SICA y agregó que la crisis de los migrantes fue solo "el detonante".

"Costa Rica ha sido un país que no ha sido un ferviente creyente del proceso de integración de Centroamérica, desde hace muchos años, y la crisis y la falta de un diálogo político más constructivo para buscar una solución a la crisis de migrantes me parece que facilitó o terminó de desencadenar" la decisión, opinó en analista.

En este proceso, agregó, ha influido el hecho de que no se haya buscado una "negociación en bloque", en la que se incluyeran también como actores a México y a Cuba, además de a los países de Centroamérica, para lograr una solución "pronta y segura" para los miles de cubanos varados en Costa Rica.

Para Hidalgo, cada país tiene una exposición pública de "preocupación" por las personas, pero una "agenda propia" que impide garantizar unas condiciones mínimas de vida para estos migrantes.

"A pesar de estar muy vecinos, cada país ha desarrollado siempre políticas distintas, realidades con enfoques distintas", pero aún así la salida política de Costa Rica del SICA es un golpe "casi mortal" al sistema y "deslegitima" un proceso de integración "de larga data que no ha logrado avanzar" por tener agendas "desvinculadas".

Por su parte, el canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, indicó en declaraciones a Efe que su país "es respetuoso" de las decisiones "soberanas" de Costa Rica y expresó su esperanza de que "esta situación se normalice lo antes posible".

En un comunicado entregado a Efe, Guatemala, un país de vocación "integracionista y solidaria" y consciente de la problemática de la migración porque lo sufre en carne propia, cree que la situación de Costa Rica no es de carácter humanitario, porque el motivo de esa migración, aunque es un derecho humano, es económico, como la razón que mueve a los guatemaltecos.

"Guatemala no cree que deban hacerse diferenciaciones de la migración cubana y la de los países del Triángulo Norte; no acepta que mientras a sus migrantes se les deporta a Guatemala, que en el presente año suman más de 102.000, a la migración cubana se le deporte al norte y no a su país de origen o al de procedencia", proclama la declaración.

Además, la frontera de Centroamérica con el norte tiene ya un gran número de inmigrantes de diferentes continentes, y "no se puede sumar otro número importante" de migrantes cubanos sin las garantías de que México los reciba y Costa Rica haga frente a los gastos logísticos.

"Guatemala cree que la solidaridad es en doble vía, eso significa que si bien Guatemala entiende y comprende los problemas que esta situación le está generando a Costa Rica y desea colaborar con ese país, ellos también deben comprender los problemas políticos, económicos y sociales que el traslado de estos migrantes le generarán a Guatemala y a Belice", manifiesta el documento.

Sobre el retiro de la delegación de Costa Rica de las reuniones políticas del SICA, Guatemala espera que "ese Gobierno comprenda que no se trata de trasladar un problema de un país a otro, sino de darle una solución efectiva y definitiva".

En el SICA converge una institucionalidad política, económica, social, medioambiental, de gestión de riesgos, de seguridad, etc, y la participación de todos sus miembros es "fundamental" para cumplir con los anhelos de integración de la región.

"Los retos que enfrenta la región deben ser enfrentados de manera conjunta, pero comprendiendo las dificultades de cada país miembro", zanjó el comunicado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus