EFE
  •   Chicago, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Medio centenar de hispanos, entre ellos líderes comunitarios, protestaron el jueves pasado frente a un centro de detención de inmigrantes cercano a Chicago (Illinois, EE.UU.) contra posibles redadas para deportar familias indocumentadas que ingresaron a partir de 2014.

“El principal objetivo de esta protesta es enviar un mensaje al residente Barack Obama que ya no vamos a tolerar las deportaciones y vamos a luchar hasta las últimas consecuencias”, expresó a Efe José Landaverde, pastor de la misión Fe, Vida y Esperanza del vecindario

Las Empacadoras, durante la manifestación.

Redadas

El pasado 24 de diciembre, diversos medios estadounidenses anunciaron que la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés) planeaba una serie de redadas dirigidas a miles de familias que ingresaron ilegalmente al país.

Durante la protesta, en Broadview, a 19 kilómetros de Chicago, Landaverde lamentó que las nuevas redadas y deportaciones van a destruir” las familias inmigrantes.

La campaña podría comenzar tan pronto como la primera semana de enero, según el diario The Washington Post, que citó varias fuentes que hablaron bajo la condición de anonimato, pues la operación aún no ha sido aprobada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

Buscar soluciones

El DHS “está destruyendo a las familias que dan de comer al país porque uno de cada tres inmigrantes trabajan cosechando la comida en el campo y preparándola en los restaurantes del país”, expresó Landaverde.

Artemio Arreola, director de la organización Coalición de Illinois por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados (ICIRR, por sus siglas en inglés), criticó que el presidente Obama sigue siendo el “jefe de deportaciones” de los inmigrantes cuando le falta un año para terminar su gobierno.

“Es lamentable que en vez de tratar de encontrar soluciones a la crisis migratoria, manden a los inmigrantes de regreso a las zonas de conflicto y de violencia de las que escaparon”, manifestó Arreola.

Landaverde expresó que las nuevas redadas vaticinan un mal agüero para los indocumentados en 2016.

“Nuestras familias no van a tener un buen Año Nuevo, ellas van a estar detenidas en centros de detención el próximo año”, aseveró el reverendo.

“Separar a estas familias y a sus comunidades es algo inaceptable y estamos hoy unidos para declarar que no estamos de acuerdo”, agregó.

Entre el 1 de octubre de 2014 y el 30 de septiembre de 2015 fueron detenidos 39,970 centroamericanos menores de 17 años de edad, una cifra inferior a las 68,541 detenciones del año fiscal 2014, según datos oficiales.

Sin embargo, en los dos primeros meses del presente año fiscal (octubre y noviembre pasados), 10,588 menores sin acompañante han sido detenidos, un aumento del 106% en relación con el mismo período del año anterior, de acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El gobierno estadounidense defendió esta semana su política de deportaciones y recordó que posee la competencia para deportar a las familias que cruzaron recientemente y de forma ilegal la frontera con México, muchas de ellas procedentes de Centroamérica.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus