•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cientos de jóvenes han huido en la última semana de los feudos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el norte de Irak para unirse a las fuerzas de seguridad en la lucha contra los yihadistas, que entre otras atrocidades forzaron el desplazamiento de dos millares de familias.

Los terroristas recrudecieron sus actos de venganza contra la población después de que los bombardeos de la aviación de combate iraquí y de la coalición internacional mataran en el mes de diciembre a cientos de sus combatientes y cabecillas en la zona de Al Qayara.

Este distrito, situado en la provincia de Nínive y del que dependen numerosas localidades, se ha convertido en el segundo bastión en importancia del EI en el norte de Irak, después de la ciudad de Mosul.

Habla un joven

Uno de los jóvenes que pudo escapar del EI y unirse a la milicia rival Multitud Popular de los Clanes es Omar Jaled al Luhaibi, de 23 años y originario del pueblo de Al Hut, en Al Qayara.

Al Luhaibi explicó a Efe que los yihadistas empezaron a aterrorizar a los habitantes de Al Qayara y especialmente de Al Hut después de los cientos de bajas que causaron en sus filas los bombardeos.

El EI detuvo a más de 400 jóvenes, algunos antiguos policías y sus familiares, y luego los ejecutó, según Al Luhaibi, que aseguró que los habitantes de la zona están “hartos de estas prácticas inhumanas”.

Por ello esperan la pronta liberación de la región del yugo yihadista, y cientos de jóvenes que han conseguido huir se han sumado a las fuerzas de seguridad iraquíes para luchar contra el grupo terrorista encabezado por Abu Bakr al-Bagdadi. El responsable de la Multitud Popular de los Clanes en el sur de Mosul, Fares al Sabaui, confirmó a Efe que decenas de jóvenes cruzaron el río los pasados días hacia la zona de Al Majmur, huyendo del EI.

Hastiados

Relató que esos jóvenes llegaron para unirse a esta milicia suní, que les va a dar formación militar, hastiados de las atrocidades cometidas por los yihadistas y de las restricciones a las que someten a la población.

Según Al Sabaui, el EI mató a miles de jóvenes que pertenecían a los aparatos de seguridad y a otros por cargos como espionaje para el Gobierno iraquí, robo o blasfemia.

Los casos de fuga y represión se precipitaron en Al Qayara tras la ejecución por los yihadistas hace justo una semana de cuatro adolescentes, entre 13 y 15 años.

Fueron asesinados por haber intentado huir de los dominios del califato, tal y como denomina el EI los territorios bajo su control en Irak y Siria, para unirse a las fuerzas gubernamentales.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus