•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno argentino defendió el uso de decretos presidenciales para implementar medidas urgentes en el país, desde que Mauricio Macri llegó a la Jefatura del Estado, hace un mes, y consideró que no representan un "síntoma de autoritarismo".

En distintas entrevistas a la prensa local, el jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, también descartó, por el momento, una convocatoria a sesiones extraordinarias en el Congreso, actualmente en receso hasta el próximo 1 de marzo.

Entre las medidas implementadas por decreto de Macri, se encuentran las designaciones provisionales de dos jueces para la Corte Suprema y las modificaciones en la polémica ley de medios sancionada durante el primer mandato de la expresidenta Cristina Fernández.

"No creemos que el DNU (decretos de necesidad y urgencia) sea una herramienta que bordee lo ilegal ni que sea un síntoma de autoritarismo", dijo Peña al diario La Nación.

En tanto, Peña señaló en una entrevista publicada por el diario Clarín que no comparte "esa idea" de que Macri esté gobernando por decreto "ni de que haya contradicción con el espíritu republicano".

Aunque aseguró que todos los decretos pasarán por el Congreso, el jefe de Gabinete descartó que, por el momento, el Ejecutivo convoque a sesiones extraordinarias en ambas cámaras legislativas, en las que el oficialismo es minoría.

"No consideramos que este sea el momento para hacerlo y es una decisión política, absolutamente legal y constitucional", dijo por su parte al rotativo La Nación.

En diálogo con Clarín, Peña puntualizó que "el calendario empieza el 1 de marzo" pero "puede cambiar".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus