•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

El presidente de EE.UU., Barack Obama, llamó ayer a reparar el sistema de inmigración de este país, del cual dijo, “está roto” y condenó la discriminación contra cualquier persona o raza.

Durante su último discurso sobre el Estado de la Unión, el mandatario de EE.UU. afirmó que “insultar” a los musulmanes no hace “más seguro” al país y “traiciona” la esencia de lo que significa ser estadounidense, en una clara alusión al precandidato presidencial republicano Donald Trump.

“Cuando los políticos insultan a los musulmanes, una mezquita es destrozada o un niño es intimidado, eso no nos hace más seguros (...) Es simplemente incorrecto. Nos disminuye ante los ojos del mundo”, enfatizó.

Por ello, el gobernante urgió a “rechazar” cualquier política que ataque a las personas “por motivos de raza o religión” y subrayó que el mundo entero “respeta” a EE.UU. por su “diversidad” y “apertura”.

Un pesar

Según Obama, la democracia “se rompe” cuando los ciudadanos de a pie “sienten que su voz no importa, que el sistema está amañado a favor de los ricos o poderosos”.

“Demasiados estadounidenses se sienten de esa manera ahora. Es uno de los pocos pesares de mi presidencia, que el rencor y la desconfianza entre los partidos ha empeorado en lugar de mejorar”, reconoció el presidente.

Obama prometió seguir tratando de “ser mejor” hasta que termine su mandato, pero dijo también que la tarea no es solo suya.

“Si queremos una mejor política, no es suficiente con cambiar a un congresista, un senador o incluso al presidente, tenemos que cambiar el sistema para reflejar lo mejor de nosotros mismos”, urgió Obama.

Trump, favorito de las encuestas para obtener la nominación presidencial republicana, propuso vetar temporalmente la entrada de musulmanes en EE.UU. como respuesta a la amenaza del terrorismo yihadista, lo que provocó una alud de críticas, también desde su propio partido. 

Superar miedosObama habló ante un auditorio lleno en un horario de máxima audiencia de tv. AFP / END

Obama llamó a los estadounidenses temerosos del terrorismo y una economía cambiante a superar los miedos para concentrarse en construir el futuro.

En su discurso, Obama alertó a sus conciudadanos que el país y el mundo viven un tiempo de “cambios extraordinarios”, y que los estadounidenses deberían superar las incertidumbres, como ya lo hicieron en otras oportunidades.

“Estados Unidos ya ha pasado por cambios importantes en el pasado, guerras y recesiones, el flujo de inmigrantes, luchas sindicales y de los derechos civiles”, dijo Obama en su discurso.  

“Cada vez hubo aquellos que nos dijeron que debemos tener miedo del futuro. Y cada vez hemos superado esos miedos”, expresó.

Este tradicional discurso fue para el presidente número 44 de Estados Unidos la última ocasión de dirigirse a sus ciudadanos en horario de máxima audiencia antes de que Washington y el resto del país entren por completo en modo electoral el 1 de febrero con el inicio de las primarias presidenciales de demócratas y republicanos en Iowa.

Poderosa nación

En una alocución de una hora, Obama no profundizó demasiado en los grandes temas de su presidencia en el último año, y en cambio se concentró en trazar un panorama optimista del presente y el futuro del país.

“Los discursos sobre la decadencia económica estadounidense son humo político, así como toda la retórica sobre nuestros enemigos haciéndose más fuertes y Estados Unidos más frágil. Estados Unidos es la más poderosa nación del mundo. Punto”, expresó el mandatario.

Estados Unidos ya ha pasado por cambios importantes en el pasado, guerras y recesiones, el flujo de inmigrantes, luchas sindicales y de los derechos civiles”. Barack Obama,  presidente de EE.UU.

Ante la ovación de sus aliados y el silencio sepulcral de la oposición, Obama dijo que el país exhibe “la más fuerte, la más durable economía en el mundo”, y añadió que “quienes afirman que Estados Unidos está en decadencia están contando una ficción”.

Desde el punto de vista militar, dijo el mandatario, Estados Unidos “invierte más en nuestras Fuerzas Armadas que las siguientes ocho naciones sumadas. Nuestras tropas son la más sofisticada máquina de combate en la historia del mundo”.

Contra el cáncer

Obama también aprovechó el discurso --difundido en simultáneo por Snapchat en un nuevo intento de la Casa Blanca por ampliar la audiencia a través de las redes sociales-- para anunciar un esfuerzo nacional de investigación científica para desarrollar una cura contra el cáncer.

“En nombre de las personas que amamos y que hemos perdido, por los familiares que aún podemos salvar, hagamos de Estados Unidos el país que cure al cáncer de una vez y para siempre”, expresó durante el discurso sobre el Estado de la Unión, el último antes de que abandone la Casa Blanca en 2017.

Obama recordó que cuando la entonces Unión Soviética puso un satélite en órbita, Estados Unidos “no negó la existencia del Sputnik” sino que el país construyó “un programa espacial casi de la noche a la mañana y doce años más tarde estábamos caminando en la Luna”.

“Pero podemos hacer mucho más”, dijo Obama, quien recordó que el año pasado el vicepresidente Joe Biden le mencionó que con un empeño parecido al utilizado para llegar a la Luna “Estados Unidos podría curar el cáncer”.

Pide otra vez levantar el embargo a Cuba

El presidente estadounidense reiteró pedidos ya formulados previamente --y sin mucho éxito-- al Congreso, como el levantamiento del embargo a Cuba, el cierre del centro de detención de Guantánamo, y la aprobación del uso de la fuerza militar contra el grupo radical Estado Islámico.

“¿Quieren ustedes consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Entonces reconozcamos que la Guerra Fría se terminó. Levanten el embargo a Cuba”, expresó Obama.   
Con relación a Guantánamo, reforzó el pedido al Congreso, controlado por la oposición del partido Republicano, para que analice opciones que permitan el cierre de una prisión “cara e innecesaria”.   

De igual forma, Obama dijo a los legisladores que, para enviar una señal a amigos y enemigos, “ustedes deberían autorizar el uso de la fuerza militar contra el Estado Islámico. Voten”.   
Como todos los años, el discurso sobre el estado de la Unión fue este martes también una cuestión de símbolos: un refugiado sirio que huyó de los bombardeos del régimen de Bashar al Asad fue uno de los invitados de honor en el palco de la primera dama, Michelle Obama.

Un joven mexicano que vivió de manera clandestina y luego logró la ciudadanía estadounidense tras alistarse en el Ejército fue también invitado por la primera dama.   

También hubo un asiento vacío para honrar a todos los estadounidenses muertos por armas de fuego (más de 30.000 por año). Decidido a regular mejor la venta de armas, Obama anunció recientemente una serie de medidas ejecutivas, que eluden el alcance del Congreso. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus