•   Miami, Florida  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El huracán desatado esta semana en el Atlántico central es "inusual", pero según los expertos tiene precedentes y no se puede establecer una relación directa entre el fenómeno de El Niño y la formación de este ciclón.

Según dijo a Efe un portavoz del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, la temperatura del agua en la zona no ha sido "más caliente de lo normal", a diferencia de lo que ocurre en las zonas ecuatoriales del Pacífico.

El huracán invernal Alex, el primero detectado en enero en los últimos 60 años, se formó el jueves, llegó a categoría 2 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, y se degradó rápidamente a tormenta tropical tras tocar tierra en el archipiélago de las Azores.

Se trata de un fenómeno "inusual, al formarse en el mes de enero, pero no sin precedentes", ya que en 1938 se formó un huracán sin nombre también en enero y otro en 1955, Alice", dijo a Efe el portavoz del CNH, con sede en Miami.

Alex perdió sus características de tormenta tropical el viernes, según informó el CNH en su boletín de las 21.00 GMT.

Alex llegó a alcanzar vientos máximos sostenidos de 170 kilómetros por hora antes de tocar tierra en las islas portuguesas y ahora se desplaza rápidamente hacia el norte con una velocidad de traslación de 45 kilómetros por hora.

En cuanto a la posibilidad de que la rara formación de este huracán tuviera relación con el cambio climático, el meteorólogo resaltó que las aguas del mar "no eran más calientes de lo normal", por lo que dudó en establecer una relación directa entre ambos fenómenos.

En la pasada temporada atlántica de huracanes (del 1 de junio al 30 de noviembre) se registraron 11 tormentas tropicales, cuatro de las cuales se transformaron en huracán y dos, Danny y Joaquín, alcanzaron categoría mayor, grados 3 y 4, respectivamente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus