EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

China aseguró ayer que su política hacia Taiwán no va a cambiar, y seguirá oponiéndose a la independencia de la isla, tras las elecciones que dieron la presidencia y una amplia mayoría parlamentaria a la oposición independentista.

Tras conocerse los resultados electorales, la Oficina de Asuntos de Taiwán del Gobierno de Pekín anunció que seguirá respetando el llamado “Consenso de 1992” (que reconoce que solo hay una China, aunque interpretada de forma diferente por ambas partes) y oponiéndose a la independencia de la isla.

Nuestra política fundamental es consistente y clara, y no va a cambiar por los resultados de las elecciones de Taiwán”. Oficina de Asuntos de Taiwán del Gobierno de China.

“Nuestra política fundamental es consistente y clara, y no va a cambiar por los resultados de las elecciones de Taiwán. Vamos a seguir adhiriéndonos al ‘Consenso de 1992’ y a oponernos resueltamente a cualquier forma de actividades separatistas”, afirmó un comunicado de esa oficina.

QUIEREN DESARROLLO

Añade que China está dispuesta a “fortalecer los contactos e intercambios” para “salvaguardar la base política común” a fin de proseguir “el desarrollo pacífico de las relaciones a través del Estrecho, mantener la paz y la estabilidad y crear un futuro brillante” para toda “la nación china”.

Un editorial del diario oficial en inglés China Daily fue más duro al advertir a la presidenta electa de Taiwán, Tsai Ing-wen, de que una hipotética declaración de independencia de la isla “significa la guerra”, a la vez que le pidió que demuestre su sinceridad de sus deseos de paz en las relaciones bilaterales.

El editorial afirma que Tsai, ahora que ha ganado la elección, “no debería perder tiempo en demostrar que es sincera en mantener la paz y la estabilidad”, en el estrecho de Formosa, y califica de “ambigua” la política de la nueva líder taiwanesa hacia China.

PIEDRA ANGULAR

El diario oficial chino insiste en que el “Consenso de 1992” es la piedra angular de esa relación, por lo que urge a Tsai a aceptar esa base para asegurar una relación constructiva con China.

Añade que China ha mantenido “un enfoque flexible” en sus relaciones con el independentista Partido Demócrata Progresista (PDP), la formación de Tsai, y mantiene que el canal de comunicación “sigue abierto”.

Aún así, reconoce que sigue habiendo muchas diferencias entre el continente y Taiwán, pero advierte claramente de que “bajo ninguna circunstancia esas diferencias deben emplearse como excusas para buscar la independencia de Taiwán, lo que significa la guerra”.

Se trata de una advertencia que “nunca debería ponerse a prueba”, concluye de manera firme el editorial.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus