•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EE.UU., Barack Obama, defendió ayer el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní y el levantamiento de las sanciones, pero dejó claro con la imposición de otras nuevas que no permitirá a Teherán acciones de desestabilización o de apoyo al terrorismo.

En una comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca, Obama aseguró que con la entrada en vigor del histórico acuerdo nuclear con Irán, que permite a Teherán disponer de unos 100,000 millones de dólares en activos que tenía bloqueados en el extranjero, Estados Unidos, Oriente Medio y todo el mundo "estarán más seguros".

"Ayer se logró un hito para prevenir que Irán obtenga un arma nuclear (...) y lo más importante, logramos este histórico resultado gracias a la diplomacia, sin arriesgarnos a otra guerra en Oriente Medio", dijo el gobernante demócrata en referencia al acuerdo nuclear, que ha sido muy criticado por la oposición republicana.

Orden ejecutiva

Obama firmó el sábado la orden ejecutiva para el levantamiento de las sanciones tras la confirmación por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de que Irán cumplió las exigencias para poner en marcha el acuerdo, que prevé limitar varios aspectos del programa atómico iraní durante períodos de entre 10 y 25 años, a cambio de levantar las medidas punitivas.

Pero ayer mismo, el Departamento del Tesoro anunció nuevas sanciones contra once individuos y empresas de Irán en respuesta a las pruebas efectuadas por las autoridades de Teherán con misiles balísticos de precisión en octubre pasado, en violación de las prohibiciones de las Naciones Unidas.

En referencia a estas nuevas sanciones, Obama afirmó que, pese al comienzo de la aplicación del acuerdo nuclear, su país seguirá "obligando con determinación" y se mantendrá "vigilante" para que las autoridades iraníes cumplan sus compromisos internacionales.

Las sanciones congelan las posesiones que esas once empresas o individuos puedan tener en territorio estadounidense y les impedirá utilizar el sistema financiero de EE.UU. en sus transacciones.

Con estas nuevas medidas punitivas, Washington envía a Irán el mensaje de que mantendrá la presión contra sus actividades "relacionadas con su apoyo al terrorismo, la desestabilización regional, los abusos de derechos humanos y el programa de misiles balísticos".

Así lo explicó en un comunicado el subsecretario del Tesoro para cuestiones de Terrorismo, Adam Szubin, que refirió que "el programa de misiles balísticos de Irán supone una amenaza significativa a la seguridad regional y mundial, y seguirá siendo objeto de sanciones internacionales".

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus