•   Teherán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Irán y EE.UU. volvieron a enzarzarse ayer en un nuevo cruce de bloqueos comerciales y amenazas a cuenta del programa iraní de misiles balísticos, apenas un día después de entrar en vigor el acuerdo que puso fin a las sanciones nucleares contra Teherán.

Ni Washington ni Teherán dejaron pasar 24 horas para reafirmar, fundamentalmente ante su público interno que, pese a la notable distensión y la apertura de inéditos canales diplomáticos entre ambos que supuso el acuerdo nuclear, aún quedan muchas diferencias vigentes entre ambos.

La nueva fuente de discordia surgió el domingo después de que el Departamento del Tesoro de EE.UU. anunciara la aplicación de nuevas sanciones a once personas y empresas iraníes vinculadas a su programa de misiles balísticos, una respuesta a las pruebas realizadas en octubre pasado por Irán que, según Washington, violaban las prohibiciones de la ONU en ese aspecto.

Según las autoridades estadounidenses, estas sanciones pretenden enviar a Irán el mensaje de que mantendrá la presión contra sus actividades "relacionadas con su apoyo al terrorismo, la desestabilización regional, los abusos de derechos humanos y el programa de misiles balísticos".

La respuesta iraní se produjo en la mañana de ayer por boca del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hoseín Jaberí, quien prometió que su país responderá a "esos actos de propaganda" dirigidos a "causar daño" impulsando "aún con más fuerza" su "legítimo programa de misiles" y promoviendo sus "capacidades de defensa y seguridad nacional".

En un duro mensaje, Jaberí señaló que las sanciones estadounidenses, respaldadas por demócratas y republicanos, no constituyen más que "un intento para agradar tanto a los círculos de poder como a los grupos de presión tanto dentro como fuera de EEUU" contrarios a un acercamiento entre Irán y Occidente.

"Este tipo de comportamiento, que tiene al aparato de política exterior de EE.UU. rehén desde hace décadas, se produce cuando los belicistas (una referencia a los republicanos de EE.UU. y al Gobierno de Israel) están hundidos por el fracaso de sus políticas de islamofóbia", añadió Jaberí. Pese a la sorpresa de haberse anunciado el mismo día del fin de las sanciones nucleares contra Irán, EE.UU. ya había revelado que impondría nuevas sanciones por el caso de los misiles al país asiático, que deliberadamente quedaron fuera del proceso negociador por el programa atómico.

Según insiste Teherán, su doctrina militar es estrictamente defensiva y el desarrollo de estas armas solo busca convertirse en un elemento disuasorio para los enemigos del país.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus