AFP
  •   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de El Salvador,  Salvador Sánchez Cerén, reestructuró ayer, viernes, el gabinete de seguridad con el objetivo de fortalecer el combate a las pandillas y reducir la tasa de homicidios, que sitúa al país entre los más violentos del mundo. 

"Necesitamos seguir desarticulando a los grupos más peligrosos en este momento que son las pandillas. Tenemos que cortar el vínculo que hay de las pandillas con el narcotráfico y el crimen organizado y ahí necesitaremos lograr mayor efectividad", aseguró el mandatario en una breve rueda de prensa en la casa de gobierno.

Para el gobernante, además de la "disminución de los homicidios", la meta es ejercer un mayor control de las comunidades donde las pandillas intranquilizan a la población.

Este viernes, el presidente nombró como nuevo ministro de Justicia y Seguridad Pública al comisionado Mauricio Ramírez, quien hasta el jueves se desempeñó como director de la Policía Nacional Civil (PNC). También nombró a Howard Cotto, nuevo director general de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

"No es una simple reorganización, es un nombramiento (del nuevo mando) para ser más efectivos en esa estrategia integral de combate al crimen y a las pandillas", señaló Sánchez Cerén.

Con la reestructuración de los mandos de la seguridad pública, el mandatario dijo que "en este año quiero demostrar resultados".

Las medidas forman parte de una "estrategia integral" de prevención orientada a las familias y comunidades en riesgo, con el apoyo de iglesias y la cooperación internacional.

"Nosotros no estamos en la lógica del manodurismo, del irrespeto a los derechos humanos, sino que estamos en la lógica de una visión más integral", aseguró el gobernante.

No negociará

Desde que asumió el poder en 2014, Sánchez Cerén, descartó negociar con las pandillas para reducir los homicidios como lo hizo su antecesor Mauricio Funes, quien facilitó una tregua entre pandillas en 2012 con lo cual estas muertes bajaron de un promedio de 14 a 5 por día.

En 2015, se registraron en El Salvador un total de 6,657 homicidios (18.2 diarios), con lo que pasó a ser una de las naciones sin guerra más violentas del mundo, con un promedio de 104 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus