•   Beirut, Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La tercera conferencia de paz para Siria se inaugura mañana tras una serie de sobresaltos que no han cesado en las últimas horas, un aplazamiento de cinco días e imprevistos que obligarán a abrir las conversaciones con una representación muy parcial de la oposición.

La Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), el principal grupo opositor invitado a estas conversaciones en Ginebra, decidió ayer a última hora que no acudirá este viernes a su apertura, según indicaron a Efe fuentes internas. La principal razón esgrimida por sus dirigentes es que no han recibido garantías de la ONU de que se cumplirán sus peticiones, que están relacionadas con el acceso de ayuda humanitaria a localidades cercadas por las fuerzas gubernamentales y el cese de los bombardeos rusos y del régimen sirio.

Sin embargo, la CSN no ha dicho un "no" rotundo a participar en este proceso diplomático y sus líderes volverán a reunirse mañana para continuar deliberando al respecto.

La CSN cuenta con el respaldo de Estados Unidos y de Arabia Saudí.

Aliados de Al Ásad

El resto de oposición siria invitada a Suiza es tolerada por el régimen del presidente Bachar al Ásad y mantiene lazos de distinta intensidad con Rusia, que junto a Irán es el mayor aliado externo del gobierno de Damasco. Es así que a insistente petición de Moscú, el líder del Frente Popular para el Cambio y la Liberación, Qadri Yamil, recibió una invitación para estas negociaciones.

Yamil fue viceprimer ministro para Asuntos Económicos de Siria desde mediados de 2012, un puesto de mucha visibilidad, pero con escaso poder que ostentó hasta octubre de 2013. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus