AFP
  •   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El brote del virus del Zika se expande en "forma explosiva" y podría causar entre "tres y cuatro millones" de enfermos en el continente americano, advirtió este jueves la Organización Mundial de la Salud, que ha convocado una reunión urgente sobre el tema para el lunes.

"Podemos esperar de tres a cuatro millones de casos de virus del Zika", dijo en Ginebra Marcos Espinal, jefe de enfermedades transmisibles de la OMS para América.

"El virus fue detectado el año pasado en América, donde se propaga de manera explosiva", había advertido poco antes la directora de la OMS, Margaret Chan.

Hasta el momento se han confirmado casos en 23 países y territorios de América y por lo menos en siete países europeos, aunque en este último caso todos ellos fueron de personas que habían viajado por la región.

"El nivel de alerta es extremadamente elevado", agregó Chan durante una reunión de información con los miembros de la OMS en Ginebra. 

La OMS teme por otra parte una "asociación probable de la infección con malformaciones congénitas y síndromes neurológicos".

Pese a que todavía no se han comprobado los posibles lazos entre el virus y casos de microcefalia en niños en gestación, varios países (Colombia, El Salvador, Ecuador, Brasil, Jamaica y Francia) dieron recomendaciones específicas a las mujeres embarazadas.

También le preocupa la falta de inmunidad de la mayoría de las poblaciones en los territorios en los cuales este virus, de origen africano, ha comenzado a ser detectado en los últimos meses.

Guerra a los mosquitos

El virus del Zika, para el que no existe tratamiento ni vacuna  —solo se pueden aliviar los síntomas de fiebres y dolores— es transmitido por el mosquito Aedes Aegypti, también vector del dengue, chicungunya (también conocida como "la rompehuesos", por los dolores que provoca y que irrumpió en América en los dos últimos años) y la fiebre amarilla.

Las inquietudes sobre la evolución del brote en América se ven alimentadas por la potencia que registra desde el año 2015 el fenómeno de El Niño, que por sus lluvias favorece la proliferación de mosquitos, vector del virus y que requieren de charcos para criar sus larvas.

La persistencia de aguas estancadas, en especial en arrabales pobres de zonas cálidas y templadas (muchas veces por el abandono negligente de recipientes en los que se acumula el agua) se vuelve así un riesgo de salud pública.

Precisamente la OMS llama a los estados a combatir los insectos y a las poblaciones, además de evitar la permanencia de aguas estancadas, a utilizar repelentes, generalizar el uso de mosquiteros y cubrir sus cuerpos para minimizar los riesgos de picaduras.

En América Latina el país que lidera la estadística, con un millón y medio de casos, es Brasil, que alberga en seis meses los Juegos Olímpicos.

El miércoles Honduras había anunciado un millar de enfermos registrados desde diciembre.

Acción urgente

El jueves la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR) reclamó una "acción urgente" para tratar de limitar la difusión del virus.

Además de un turista danés que viajó por América del Sur y Central, Italia, España, Portugal, Suiza, Holanda y Reino Unido también han registrado casos.

Los cuatro casos registrados en Portugal son de personas que viajaron a Brasil, al igual que los cuatro casos italianos, mientras que los tres británicos habían estado en Colombia, Suriname y Guyana.

Al igual que en los casos del dengue y el chicungunya, el nombre del zika proviene del de un bosque de Uganda, donde fue detectado por primera vez en 1947.

El niño, el aliado del zika

Desde Colombia, la agencia EFE, reporta que autoridades sanitarias de la región estiman que las temperaturas extremas que el fenómeno de El Niño ha generado en los últimos meses han encendido las alarmas en América al favorecer con altas temperaturas y humedades la reproducción del mosquito transmisor del virus del Zika.

El fenómeno natural, originado en aguas del Pacífico y de un poder destructivo que puede provocar desde inundaciones hasta sequías, ha elevado los termómetros a niveles históricos y hace temer que su impacto llegue al registrado entre 1997 y 1998.

En Estados Unidos, las autoridades meteorológicas señalan que la principal consecuencia ha sido un menor número de huracanes en el Atlántico en la temporada pasada, así como que 2015 ha sido el año más cálido para la Tierra desde que comenzaron los registros climáticos hace 136 años.

En América Latina, las autoridades han vinculado ese ascenso de las temperaturas con las condiciones para la propagación del mosquito Aedes aegypti, el vector del zika, el dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla, que crece y se reproduce en climas tropicales y áreas de estancamiento de agua.

Brasil sufre desde hace meses pertinaces sequías en el noreste y caudalosas lluvias en el sureste que han causado inundaciones y movilizado a unos 220,000 soldados que reforzarán las campañas de prevención de enfermedades.

Según la Fundación Oswaldo Cruz, un organismo brasileño científico oficial, las lluvias han generado condiciones para la aparición de criaderos del mosquito Aedes aegypti.

En Brasil se teme que el Zika esté asociado a los casi 4,200 casos de bebés con microcefalia, el crecimiento deficiente del cráneo en los recién nacidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus