•   Nueva York, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó enérgicamente ayer, domingo, tras una reunión de urgencia el lanzamiento de un cohete de largo alcance por parte Corea del Norte y anunció que aprobará sanciones "en respuesta a estas peligrosas y graves violaciones".

Pionyang había anunciado este domingo la puesta en órbita de un satélite mediante un cohete, un lanzamiento condenado por la comunidad internacional que cree que se trata en realidad de un test de misil balístico intercontinental. 

Pocas horas después del anuncio, Corea del Sur y Estados Unidos anunciaron el inicio de negociaciones para desplegar en territorio surcoreano el sistema antimisiles estadounidense THAAD, uno de los más modernos del mundo.

En Nueva York, la declaración del Consejo de Seguridad fue aprobada en una sesión de emergencia por sus 15 miembros, incluido China, el principal aliado de Pionyang.

“Los miembros del Consejo de Seguridad adoptarán rápidamente una nueva resolución imponiendo medidas significativas en respuesta a estas peligrosas y graves violaciones” de resoluciones de la ONU, indica la declaración.

Para el embajador chino, Liu Jieyi, la resolución deberá “reducir la tensión, trabajar por la desnuclearización y el mantenimiento de la paz y la estabilidad, y promover una solución negociada”.

Su homólogo ruso, Vitali Churkin, abogó por una resolución “razonable (...), que no conduzca al colapso económico de Corea del Norte”, una de las obsesiones de Pekín.

Reincidencia

El lanzamiento, que ignora las resoluciones de Naciones Unidas y las advertencias previas de las grandes potencias, tuvo lugar un mes después de que Corea del Norte procediera a su cuarto ensayo nuclear. El cohete despegó desde la base de Dongchang-ri, en el noroeste del país, hacia las 09h00 locales. 

El lanzamiento fue ordenado personalmente por el líder Kim Jong-un y “puso en órbita con éxito nuestro satélite de observación terrestre Kwangmyong 4”, informó la televisión gubernamental. La puesta en órbita del satélite no pudo ser confirmada, pero una fuente estadounidense de defensa dijo que al parecer “hubo algo que llegó al espacio”. Corea del Norte insiste en que el lanzamiento es parte de un programa espacial exclusivamente científico, pero muchos países lo consideran un ensayo camuflado para dotar al régimen de misiles intercontinentales capaces de transportar bombas atómicas hasta cualquier lugar del planeta.

Provocación 

“Los programas de misiles y armas nucleares de Corea del Norte representan serias amenazas para nuestros intereses (...) y la seguridad de algunos de nuestros aliados más cercanos”, dijo en Washington la asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice. 

En Seúl, el teniente general Thomas Vandal, comandante del Octavo Ejército de Estados Unidos con sede en Corea del Sur, dijo en compañía de un funcionario surcoreano que era “hora de avanzar” en el tema del despliegue del sistema antimisiles THAAD.

“Se decidió abrir oficialmente negociaciones sobre la posibilidad de desplegar el sistema THAAD (Terminal High Altitude Area Defense) en el marco de los esfuerzos para reforzar la defensa antimisiles de la alianza Corea del Sur-EE.UU.”, anunció Ryu Je-Seung, responsable del ministerio surcoreano de Defensa.

En Pekín, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, manifestó su “pesar por la insistencia de la República Democrática Popular de Corea de realizar un lanzamiento de misiles pese a la oposición internacional”. Corea del Norte “tiene el derecho al uso pacífico del espacio, pero este derecho está limitado por las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, recordó la portavoz china.

La OTAN

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, “condenó con firmeza” el lanzamiento, y pidió a Corea del Norte que ponga fin a sus acciones “provocadoras”. La Unión Europea acusó a Pionyang de cometer una “nueva grave violación (...) de sus obligaciones internacionales”.

  • 15 miembros integran el Consejo de Seguridad de la ONU, que se reunieron ayer para condenar a Corea del Norte.

También Rusia, Gran Bretaña y Japón condenaron el lanzamiento norcoreano, mientras que en un mensaje televisado la presidenta surcoreana Park Geun-Hey dijo que “el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debe adoptar rápidamente medidas punitivas severas”.

El 6 de enero Corea del Norte realizó una prueba nuclear, también violando las resoluciones de la ONU. Sin embargo algunos expertos dudan de la capacidad de Corea del Norte para amenazar el territorio de países como Estados Unidos, ya que lanzar un misil intercontinental es relativamente sencillo en comparación con la tecnología necesaria para el reingreso controlado en la atmósfera.

Las interrogantes

Seúl, Corea del Sur/AFP

El anuncio de Corea del Norte de que disparó un cohete de largo alcance, una acción condenada por la comunidad internacional, suscita una serie de preguntas.

¿Qué se lanzó exactamente?

Corea del Norte afirma haber lanzado un cohete espacial equipado con un satélite de observación terrestre. Corea del Sur afirma que se trató de un misil de largo alcance. Lo relevante no reside tanto en las características precisas del aparato sino en las verdaderas intenciones de Pionyang. Toda lanzadera espacial utiliza una doble tecnología y tiene aplicaciones potencialmente militares, además de las civiles. Washington y sus aliados consideran que Corea del Norte realiza estos disparos de cohetes para probar sus capacidades en materia de misiles balísticos, con miras a desarrollar un misil balístico intercontinental capaz de transportar una carga nuclear hasta territorio estadounidense. 

Pionyang asegura que su programa espacial es puramente científico.

¿Corea del Norte no tiene derecho a un programa espacial?

Pionyang reivindica ese derecho, pero las sanciones decretadas por la ONU en 2006 para limitar su programa nuclear le prohíben probar cualquier sistema de misiles. Para el Consejo de Seguridad de la ONU, los disparos espaciales violan esta prohibición. El principal protector diplomático de Pionyang, China, da la razón a ambos campos, y defiende que Corea del Norte tiene derecho a un programa de exploración espacial, pero que debe respetar las resoluciones de la ONU. 

Los norcoreanos colocaron un satélite en órbita tras el primer disparo con éxito de un cohete, en diciembre de 2012. Pero los expertos estiman que este nunca funcionó, lo que reafirma las sospechas de quienes creen que en vez de una misión científica, se trataba de una operación camuflada.

¿Cuáles son las capacidades norcoreanas en materia de misiles?

En sus discursos más beligerantes, Corea del Norte afirma ser capaz de golpear el territorio de Estados Unidos. La mayoría de expertos lo ponen en duda y estiman que el país tardará años en dotarse de esa capacidad.

Si bien los disparos de cohetes permitieron hacer avanzar el programa de misiles balísticos, Pionyang no parece dominar la tecnología de reingreso en la atmósfera, necesaria para alcanzar un territorio tan lejano como Estados Unidos. Los especialistas no saben tampoco hasta qué punto los norcoreanos son capaces de dominar la miniaturización de una bomba para poder colocarla en un misil.

¿Y ahora qué?

Washington y sus aliados quieren que se adopten nuevas sanciones en el seno del Consejo de Seguridad. Pero el órgano onusiano todavía no ha hallado un consenso sobre el endurecimiento de las sanciones tras el ensayo nuclear norcoreano del 6 de enero. China, con derecho a veto, se opone a esas tentativas. Las tensiones seguramente escalarán, sobre todo después de que Seúl y Washington anunciaran este domingo la apertura de negociaciones para desplegar en Corea del Sur uno de los sistemas estadounidenses de defensa antimisiles más avanzados.

¿Qué quiere Corea del Norte?

Pionyang espera que su cuarto ensayo nuclear en enero y su disparo de cohete este domingo contribuyan a empujar a Estados Unidos a la mesa de negociaciones, donde el régimen quiere obtener algunas concesiones. Corea del Norte ya ha anunciado su intención de colocar otros satélites en órbita. Estados Unidos ha excluido hablar con el Norte mientras no haya un gesto tangible hacia la desnuclearización. Pero, para algunos, esta política llamada “paciencia estratégica” ha permitido a Pionyang avanzar en su programa nuclear.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus