•   Monterrey, México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hallazgo de decenas de cuchillos, martillos, estupefacientes y objetos electrónicos en la inspección de las autoridades en el penal mexicano de Topo Chico, donde una disputa entre bandas rivales se saldó con 49 muertos, revela el enorme descontrol que reinaba en el recinto.

Se encontraron "120 puntas artesanales, 60 martillos, 28 piezas mecánicas y 86 cuchillos", detalló ayer el gobernador del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, apodado "el Bronco", en rueda de prensa.

Este tipo de objetos fueron utilizados en este cruento motín del que se sabe que solo uno de los 49 muertos recibió un disparo de un guardia, mientras que los otros, en medio de un incendio, recibieron heridas de armas punzocortantes y contusiones de palos, bates y otros objetos metálicos.

"Se encontraron "120 puntas artesanales, 60 martillos, 28 piezas mecánicas y 86 cuchillos". Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco". Gobernador
de Nuevo León.

En el cateo se encontró también medio kilo de marihuana, 30 pastillas psicotrópicas, 23 dosis de cocaína en piedra y 30 en polvo, 38 dosis marihuana, así como dos pantallas de 27 pulgadas, 400 encendedores, 16 memorias USB y 10 reproductores mp3.

Rodríguez Calderón anunció también que ya se había efectuado el traslado de 233 reos a penales federales para mejorar la situación en este centro penitenciario, donde el jueves no se reportó ninguna fuga.

Entre ellos los dos internos y presuntos responsables de la tragedia, Jorge Iván Hernández Cantú, "el Credo", y Juan Pedro Salvador Saldívar Farías, "el Z27", ambos miembros del cártel de los Zetas en disputa por el control del penal.

"Esta despresurización del penal nos dio la oportunidad de tener el control completo del penal", sentenció el gobernador.

De los 49 fallecidos, ratificó que se han identificado 40 de ellos y confió en que a lo largo del viernes sean reconocidos los 9 restantes.

Explicó que dos de los cinco heridos de gravedad evolucionan favorablemente, y los otros tres siguen con un estado de salud delicado.

"El Bronco", primer gobernador independiente de la historia de México, ha visto mermar su popularidad ante este suceso que ha destapado la falta de control en los penales del estado.

  • Entre los trasladados se encuentran Jorge Iván Hernández Cantú, "el Credo", y Juan Pedro Salvador Saldívar Farías, "el Z27", ambos miembros del cártel de los Zetas en disputa por el control del penal

En este contexto, unas 400 personas que pudieron entrar hoy en el recinto para ver a sus familiares denunciaron que algunos de los internos fueron golpeados por las fuerzas federales, reclamaron que hay reos que llevan 24 horas sin comer y que fueron sacados al patio sin sus pertenencias.

Además, en declaraciones a Efe, revelaron la existencia de pagos de los internos a los grupos que controlaban el recinto para garantizar su seguridad e insinuaron que la dirección del penal podría estar involucrada en la trama.

Tras la tragedia, legisladores de los principales partidos políticos achacaron a Rodríguez Calderón, quien asumió como gobernador en octubre pasado, falta de experiencia, coordinación y lentitud en la respuesta.

El suceso se dio "por uno de esos arrebatos que no tienen nada que ver con comportarse o estar a la altura de un hombre de Estado", dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El conservador Partido Acción Nacional (PAN) exigió "una explicación, una investigación a fondo y que se castigue a los responsables".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus