•   San Cristóbal de Las Casas, México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco lamentó ayer la exclusión de las poblaciones indígenas y llamó a pedirles perdón, en una misa ante millares de fieles en el empobrecido sur de México, donde autorizó el uso de lenguas autóctonas en los rituales católicos.

"Muchas veces, de modo sistemático y estructural, sus pueblos (indígenas) han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, su cultura y sus tradiciones (...) ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón!", manifestó el pontífice en la misa en San Cristóbal de las Casas.

La homilía en la pintoresca localidad montañosa fue oficiada en lenguas indígenas tzeltal, tzotzil y chol, y marcó la admisión de los idiomas autóctonos para oficiar misas católicas.

El Papa llegó a citar en su homilía el Popol Vuh, que narra la mítica cosmovisión maya.

La misa, cargada de música y oficiada ante una multitud envuelta en los típicos abrigos coloridos de la región, tuvo un momento de gran emoción cuando un sacerdote indígena lloró al orar por el Papa en lengua tzotzil.

INDÍGENAS AGRADECEN

"Queremos escuchar a Dios y hablarle en nuestro propio idioma", agradeció un representante indígena al Papa, al que ellos llaman "jTatik".

Para Rosa García, una mujer tzeltal de 25 años, "no importa en qué lengua se rece a Dios, Él siempre nos entiende. La diferencia es que ahora, en nuestra lengua, sentiremos a Dios más cerca de nuestro corazón y nuestra sangre".

Es importante la apertura de la iglesia a las lenguas autóctonas, dijo a AFP Bernardo Barranco, un especialista mexicano en religión. "En lugar de que los indígenas tengan que adoptar a la iglesia, la iglesia adopta la cultura indígena", agregó.

Familias de indígenas tojolabales y zoques entregaron durante la misa las ofrendas de pan y vino, mientras otros mostraron al pontífice el dinero recaudado para construir dos albergues para migrantes.

El estado de Chiapas, donde está San Cristóbal de las Casas, es el menos católico de México.

Así, la admisión de las lenguas autóctonas es "de tremendo significado porque son los indígenas de Chiapas los que más han abandonado el catolicismo en México", explicó Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos de la Universidad de Virginia
Commonwealth.

Preocupado por crisis ambiental

LLAMADO • Al final de la misa en San Cristóbal de las Casas, el papa Francisco recibió Biblias en lenguas tzotzil y tzeltal y un Nuevo Testamento en lengua tzotzil de Huixtán.

"¡Tenemos a un papa al lado de los pobres!", gritaban los asistentes al terminar la misa, entre notas de guitarras y trompetas típicas de la música mariachi.

En su mensaje, Jorge Mario Bergoglio alertó que el mundo no puede seguir ignorando la crisis ambiental que atraviesa, la que calificó como la más grave de su historia.

"El desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos impactan a todos y nos interpelan. Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia", expresó Francisco.

Destacó que "la creación" ha sabido levantar su voz para reclamar por "el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso" de la Tierra.

"La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo", agregó el pontífice.

En los primeros días de su visita a México, Francisco denunció el narcotráfico y la corrupción en mensajes dirigidos a la clase política y a los obispos.

"Llevamos varias horas caminando desde San Andrés Larráinzar. Traemos alegría de ver al Papa, aunque sabemos que no por eso se resolverán las cosas", dijo a la AFP Miguel López, mientras recorría el polvoriento camino con sus huaraches y su sombrero con cintas multicolor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus