•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco pidió el domingo a los gobernantes de los países que aún aplican la pena de muerte suspender las ejecuciones durante este año del Jubileo Santo de la Misericordia.

Su petición hace parte de un llamado más amplio a la comunidad internacional para que se acuerde la abolición definitiva de la pena capital, aunque no hizo referencia a ningún territorio o país. 

Ante miles de fieles que se congregaron en la Plaza San Pedro para escuchar su discurso, Francisco dijo que se sentía alentado por las señales de que la oposición a la pena de muerte está creciendo en todo el mundo.

"Las sociedades modernas tienen la posibilidad de reprimir eficazmente los crímenes, sin quitarle definitivamente a aquel que los ha cometido, la posibilidad de redimirse", dijo el sumo pontífice.

"El mandamiento 'no matarás' tiene valor absoluto y se refiere tanto al inocente como al culpable (...). También el criminal mantiene el inviolable derecho a la vida, don de Dios", añadió. Francisco ha hecho de la misericordia el tema dominante del año del Jubileo en curso e instó a los gobiernos que todavía autorizan la pena capital inspirarse de esta. 

"Apelo a la conciencia de los gobernantes, para que se alcance un consenso internacional para la abolición de la pena de muerte", señaló. "Y propongo a cuantos entre ellos son católicos que cumplan un gesto valiente y ejemplar: que no se ejecute ninguna condena a la pena de muerte en este Año Santo de la Misericordia".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus