•   Bolivia.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente boliviano Evo Morales mantenía el martes intacta la esperanza de ganar la posibilidad de una nueva reelección en momentos en que el voto a su favor comenzaba a repuntar en el cómputo oficial provisional hasta acercarse a cinco puntos del No. Morales centraba su esperanza en que los votos de comunidades indígenas apartadas que no han sido escrutados todavía puedan revertir la tendencia de los resultados.  

En un último informe, la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Katia Uriona, dijo basada en el cómputo provisional, que tras un 82.75% "de actas procesadas nos permite constatar un resultado de 52% para el No y 47% para el Sí". 

Esa tendencia le hizo decir más temprano a Morales en la Casa de Gobierno: "estoy viendo: si (en) este conteo rápido volcamos, va a ser con el voto de los movimientos sociales, especialmente con el voto del movimiento campesino, indígena y originario". 

Sin embargo, Morales admitió poco después en un discurso de entrega de obras en el área rural de La Paz que "si ganamos será por pocos votitos, si perdemos será por pocos votitos". Y sostuvo que "después de diez años (en el poder), la mayoría sigue apoyando el proceso". 

Es muy difícil encontrar un sucesor para Evo Morales que tenga la misma capacidad de cohesión que él en las organiza-ciones sociales", Andrés Torres, analista independiente. 

Aunque la tendencia de los resultados seguía siéndole adversa, Morales —que gobierna desde 2006 con el apoyo de una gran base social de indígenas y sectores populares— albergaba todavía la esperanza de un triunfo: "somos optimistas", dijo a la prensa. 

Según el analista independiente Andrés Torres, por más que Morales triunfe ajustadamente, el resultado lo deja "vulnerable a los ataques de la oposición, que buscará que su gestión (que concluye en 2020) no termine en los mejores términos, para que no pueda volver" a postularse. El politólogo Jorge Lazarte, exvocal del Tribunal Electoral, consideró que el resultado corrobora que "una parte del país (..) le dijo basta" a Morales, lo que le obligará a consensuar sus políticas en adelante. Si se confirma la tendencia del voto, sería la primera derrota electoral directa de Morales en sus 10 años en el poder, aunque en 2015 su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), perdió plazas clave en los comicios municipales en 2015.   

Sucesión

Este escenario podría impactar al MAS, donde se vislumbran "pugnas internas que podrían perjudicar su futuro", según Torres. En adelante, analistas consideran que Morales —el mandatario con más tiempo en el poder en Bolivia— deberá enfocarse en el Gobierno mientras se esfuerza por mantener la cohesión dentro del MAS, conformado por un conglomerado de organizaciones sindicales y sociales, que pueden sentir debilitado el poder de su líder. 

  • Con el 82.75% de actas procesadas, el resultado es de 52% para el No y 47% para el Sí.

"Es muy difícil encontrar un sucesor para Evo Morales que tenga la misma capacidad de cohesión que él en las organizaciones sociales", comentó Torres.

"Morales podría marcar una tremenda pugna" por su sucesión, que "podría debilitar al partido y provocar una implosión con graves problemas al MAS y a los cuatro años de Gobierno que aún le faltan", agregó. En las últimas semanas la situación se complicó para el mandatario indígena de 56 años, afectado por un escándalo de supuesto tráfico de influencias en favor de la empresa china CAMC, en la que su expareja Gabriela Zapata trabaja como gerente comercial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus