•   San Salvador, El Salvador.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca (2004-2009) afrontará un juicio civil “por enriquecimiento ilícito e irregularidades encontradas en la declaración” de su patrimonio, informó ayer a Acan-Efe un portavoz de la Corte Suprema de Justicia.        

El órgano judicial tomó el martes la decisión “en firme” de abrir proceso contra Saca, del partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena), después de realizar una auditoría de sus bienes y hallar 13 irregularidades en sus declaraciones patrimoniales, de las cuales la fuente no facilitó detalles. 

Por su parte, el comisionado del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), Jaime Campos, señaló que la Sección de Probidad de la Corte Suprema “no encontró justificación” de la acumulación de bienes durante el mandato de Saca, por lo que “hay suficientes indicios para pensar en un enriquecimiento ilícito”.

Las fuentes no facilitaron datos sobre la cantidad de dinero exacta y bienes que se le investigan al exmandatario y cuya procedencia deberá justificar durante el proceso en su contra, que se espera se realice este año.  La Sección de Probidad informó recientemente que Saca tendrá que responder por “al menos 5 millones de dólares no justificados”.

Funes, acusado de enriquecimiento ilícito

La Cámara Segunda de lo civil de San Salvador inició el pasado martes un proceso contra el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), acusado de enriquecerse ilícitamente durante su gestión, y decidió incluir a un hijo suyo por su posible participación, según una resolución a la que Acan-Efe tuvo acceso. Mauricio Funes

Esa instancia judicial también informó  que decidió incluir a su hijo, Diego Roberto Funes Cañas, por su posible participación en el ilícito, según la resolución a la que Acan-Efe tuvo acceso. 

La Corte Suprema de Justicia ordenó el pasado día 9 de febrero a la Cámara Segunda de lo Civil iniciar el juicio contra Funes, porque no justificó ingresos por más de 700,000 dólares, pero no incluyó en el proceso a Funes Cañas. 

La única acción que el Supremo tomó contra el hijo de Mauricio Funes fue la de congelar 3 vehículos a nombre de este, aunados a otros 5 automotores y 4 cuentas bancarias del exgobernante. La cámara explicó que Funes Cañas “debe ser parte del proceso, ya que podría sufrir los efectos materiales de la cosa juzgada”, que son, según la Ley Sobre el Enriquecimiento Ilícito de Funcionarios, la restitución al Estado de “lo que le hubieren adquirido indebidamente”.  De igual forma, el referido tribunal le dio un plazo de 20 días a la Fiscalía del país centroamericano para que intervenga en el proceso y presente “sus alegatos iniciales” y “los documentos en los cuales base sus pretensiones”. 

¿Venganza política? 

Funes ha calificado el proceso en su contra como venganza política “a la que se están prestando algunos magistrados” del Supremo “por las denuncias de corrupción”, que promovió contra gobiernos anterior al suyo, todos del partido Arena. Funes, de 56 años, fue el primer presidente que gobernó El Salvador bajo la bandera de la exguerrilla FMLN desde que esta organización dejó las armas y entró a la vida política en 1992. 

El exmandatario también fue citado el pasado 3 de febrero a testificar ante la Fiscalía por las supuestas negociaciones que su Gobierno entabló con las principales pandillas, para reducir los homicidios en 2012. 

Flores (q.e.p.d.) estaba acusado de malversar fondos taiwaneses

El expresidente salvadoreño Francisco Flores, de 56 años (gobernó entre 1999 y 2004) y quien afrontaba un juicio acusado de delitos de corrupción, falleció el pasado 30 de enero luego de permanecer casi una semana en estado de coma, provocado por un accidente cerebrovascular. Flores fue acusado de malversar 15 millones de dólares donados por Taiwán durante su mandato para programas sociales, cuyos fondos no entregó a las arcas del Estado. El tribunal tenía pendiente fijar una fecha para el juicio contra al expresidente. Con su fallecimiento, según la ley penal salvadoreña, la acción penal en su contra “se extingue”, explicó una de las abogadas querellantes, Berta Deleón. No obstante, el tribunal que ventila el caso debe anunciar las condiciones en que queda el proceso ante la muerte de Flores.  Según las acusaciones contra el expresidente, el dinero nunca entró a las arcas públicas y, según el alegato del Juzgado, que fue a parar a cuentas privadas, entre ellas al partido del expresidente Alianza Republicana 

Nacionalista (Arena) y al Instituto Político de este mismo partido. El lavado es un delito imprescriptible en El Salvador y se sanciona con entre 8 y 12 años de privación de libertad. Arena gobernó por 20 años, de 1989 a 2009. En la actualidad es el partido de oposición más importante y fuerte en El Salvador. Francisco Flores, destacado dirigente e ideólogo de Arena, fue el impulsor del cambio de la moneda nacional salvadoreña, el colón, por el dólar estadounidense, conocido como dolarización. Al dejar la presidencia se dedicó a las asesorías internacionales a través de una fundación privada establecida en Washington.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus