•   Brasilia.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los partidos de oposición en Brasil manifestaron ayer su apoyo a la jornada de protestas del 13 de marzo próximo contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff, convocada en las redes sociales por movimientos de la sociedad civil.

Los principales partidos de la oposición informaron en un comunicado que decidieron anunciar “su integral apoyo a las manifestaciones” del 13 de marzo tras constatar “el seguido agravamiento de la crisis política, económica y moral.  La decisión se produce un día después de que, en una nueva operación contra la gigantesca red de corrupción que operaba en la petrolera estatal Petrobras, la Policía vinculara al escándalo al publicista João Santana, uno de los principales asesores de imagen del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Santana, responsable por la campaña publicitaria de Rousseff en las dos últimas elecciones presidenciales, fue acusado de haber recibido coimas a través de empresas “offshore” (en paraísos fiscales) vinculadas a la compañía constructora Odebrecht, una de las mayores de Brasil y de las principales acusadas en el escándalo de Petrobras.

Los escándalos de corrupción en los que se ha visto envuelto Santa también han llamado la atención en otros países en los que laboró como publicista. En El Salvador, el partido de oposición Alianza Revolucionaria Nacionalista (Arena) pidió que se investigara la relación laboral del exmandatario Mauricio Funes con Joao Santana, por la adjudicación de contratos de publicidad con la empresa Polistepeque Comunicación y Marketing S.A. de C.V., propiedad de este, y que una acusación similar se produjo en Panamá.

A la calle

Las organizaciones que convocan la jornada de manifestaciones, grupos sin vinculaciones partidarias como el “Sal a la calle” y “Movimiento Brasil Libre” piden la renuncia de la jefa de Estado o que el Congreso le abra un proceso político para destituirla tanto por los casos de corrupción que salpican su Gobierno como por la recesión que enfrenta el país.

Estos grupos quieren repetir la movilización que organizaron el 15 de marzo del año pasado, cuando cerca de dos millones de personas realizaron protestas en cientos de ciudades de Brasil contra la mandataria.

Pese a que los mismos grupos convocaron otras dos jornadas de manifestaciones desde entonces, no consiguieron la movilización lograda en la primera.

Algunos políticos han manifestado su respaldo personal a las protestas, pero tan solo hoy los partidos de oposición formalizaron su apoyo a las manifestaciones.

Según los partidos de la oposición, las protestas en las calles pueden acelerar el reinicio del juicio político que intentan impulsar contra Rousseff.

El trámite para un posible juicio político contra la mandataria se apoya en supuestas irregularidades en los balances presentados por el Gobierno en 2014 y 2015 y comenzó en diciembre pasado, pero fue interrumpido por la Corte Suprema debido a unos “errores de procedimiento” que obligarán a que sea retomado desde el inicio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus