•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hillary Clinton contaba con una victoria ayer en las primarias demócratas en Carolina del Sur frente a Bernie Sanders, antes de la jornada del “supermartes”, para consolidar su liderazgo hacia la investidura para las presidenciales de noviembre en Estados Unidos. Aunque los demócratas se colocaron ayer en el centro de la actualidad política norteamericana, los republicanos no se quedaron atrás y escalaron la guerra, principalmente el magnate Donald Trump y el senador de origen cubano Marco Rubio.

Ambos intercambiaron insultos en eventos de campaña paralelos, en los que debatieron desde temas serios hasta quién de los dos usa más maquillaje o cuál es un estafador. “El tipo que tiene el peor bronceado artificial de Estados Unidos me ataca por usar maquillaje”, ironizó Rubio, de 44 años, ante sus seguidores en Georgia.

La víspera, Trump ridiculizó a su rival por maquillarse en los debates. Desde el jueves, Rubio ha usado contra Trump, de 69 años, el mismo tono que el magnate ha utilizado durante la campaña para descalificar a sus contrincantes republicanos. El senador de Florida se mofó de las faltas de ortografía del hombre de negocios, cuestionó su olfato empresarial y lo tildó de estafador por una demanda de estudiantes contra la ya desaparecida Universidad Trump.

El magnate contraatacó burlándose de las orejas de Rubio y de su tendencia a transpirar, en un evento en la pista de un aeropuerto en Arkansas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus