•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La campaña del magnate estadounidense Donald Trump podría recibir una llamada telefónica del gobierno de México si este político, que ha despotricado contra los migrantes mexicanos, es electo candidato republicano en la carrera a la Casa Blanca.

Un funcionario del gobierno de México dijo este martes que el equipo del presidente Enrique Peña Nieto contactará a quienes ganen las candidaturas de los partidos republicano y demócrata para discutir las virtudes de las relaciones bilaterales y contrarrestar "la desinformación" que se ha dicho durante la campaña.

"Mucho de lo que se está diciendo de México en las elecciones en Estados Unidos no es correcto", dijo a la prensa Francisco Guzmán, jefe de oficina de la presidencia mexicana.

"La discusión de los precandidatos en general no refleja -y eso es lo que hemos percibido como gobierno- lo positivo, lo profundo y lo constructivo que ha sido, es y puede ser la relación México-Estados Unidos", abundó.

Trump y sus principales rivales republicanos, los senadores Marco Rubio y Ted Cruz, han tomado una fuerte postura contra la inmigración ilegal, abogando por más deportaciones entre los cerca de 11 millones de indocumentados que hay en Estados Unidos.

Pero el poderoso magnate ha empleado el lenguaje más agresivo, al asegurar que México está mandando "violadores" a su vecino del norte y al advertir que obligaría al gobierno mexicano a pagar por un gigantesco muro sobre la frontera.

Guzmán dijo que pidió al coordinador de prensa internacional y del departamento "marca país" de México, Paulo Carreño King, que se pusiera en contacto con los equipos de campaña de los ganadores de las candidaturas "para hacerles un briefing básico sobre la riqueza de México y que tiene nuestra relación bilateral".

Esta estrategia sería "neutral", subrayó el funcionario, al explicar que el gobierno utilizaría su red consular en Estados Unidos para dar más información sobre México y "la aportación de los migrantes mexicanos en Estados Unidos".

  • Guzmán espera que el discurso en la carrera a la Casa Blanca cambie de tono una vez que las elecciones primarias culminen.

Este martes, 12 estados realizan primarias en una jornada conocida como "supermartes" y que podría confirmar a la demócrata Hillary Clinton y a Trump como los favoritos para ganar las banderas de sus partidos.

"La propia dinámica de la contienda electoral va a llevar a un ajuste en el tipo de lenguaje y discurso que ha habido. En mi opinión, una cosa es lo que se le tiene que decir a la base de un partido y otra cosa es lo que se tiene que decir al electorado en general", dijo Guzmán.

El año pasado, el gobierno de México calificó de "prejuiciosas y absurdas" las declaraciones de Trump.

La semana pasada, durante una visita a México del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, Peña Nieto se quejó -sin dar nombres- de "quienes eventualmente tienen la visión de cerrarse, incluso (...) de construir muros. Pero esto solo es aislarse, esto es quedarse solos".

De su lado, el demócrata Biden dijo sentirse "casi obligado a ofrecer una disculpa" por las declaraciones "peligrosas" que han pronunciado algunos candidatos.

Por otro lado, dos antecesores de Peña Nieto también han reaccionado virulentamente contra las palabras de Trump.

El expresidente Vicente Fox repudió el "muro de mierda" defendido por Trump, mientras que Felipe Calderón calificó al magnate de "francamente racista" al compararlo con Aldof Hitler.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus