•   Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Consenso y responsabilidad reclamó el presidente argentino Mauricio Macri al Congreso este martes, al inaugurar las sesiones legislativas en un momento clave para aprobar el acuerdo de pago multimillonario a los fondos especulativos en Estados Unidos que llevaron al default a este país hace 15 años.

En un discurso de una hora, Macri hizo por primera vez un repaso muy crítico a la gestión, “desordenada”, “corrupta”, “mentirosa” y de “despilfarro” de los gobiernos de centroizquierda de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2007; 2007-2015), cuyos partidarios son primera mayoría en el Congreso.

Este Congreso será clave para sellar el acuerdo anunciado el lunes en Nueva York que busca poner fin a un juicio de 15 años en Estados Unidos tras acordar con los poderosos fondos NML Capital, Aurelius y otros acreedores un pago de 4,653 millones de dólares en efectivo y antes del 14 de abril.

“No resolver este conflicto le costó caro a los argentinos. Ahora dependerá de este Congreso si terminamos o no de cerrar este conflicto que lleva 15 años”, manifestó Macri en su primer discurso en el Parlamento tras asumir el Gobierno el 10 de diciembre.

“Confío que va a primar la responsabilidad”, dijo y pidió “conseguir los consensos necesarios” para aprobar el paquete de leyes que definirá la salida del país del default. Como condición para sellar el acuerdo llevado a cabo ante el juez federal Thomas Griesa, en Nueva York, Macri necesita la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano.

La llamada ley Cerrojo impedía presentar una mejor oferta a los acreedores. La ley de Pago Soberano, sancionada el año pasado, establecía como sede de pago Argentina o Francia con el fin de esquivar el fallo del juez de Griesa, que impedía al país sudamericano cumplir con sus compromisos internacionales hasta que no cerrara un acuerdo con los holdouts.

  • Macri necesita que el Congreso, controlado por la oposición, apruebe el pago de los fondos especulativos en EE.UU.

Varios analistas prevén una aprobación del acuerdo sin contratiempos porque el déficit presupuestario tiene con la soga al cuello a este país de 40 millones de personas. No obstante, la diputada del kirchnerista Frente para la Victoria, Diana Conti, advirtió: “No vamos a dar un cheque en blanco a ningún Gobierno para una deuda eterna”.

LA PESADA HERENCIA

Macri dedicó media hora de su discurso a una encendida crítica de la gestión kirchnerista (2003/2015), a la que acusó de dejar un Estado “desordenado y mal gestionado”.

“Encontramos un Estado plagado de clientelismo, de despilfarro y corrupción que se puso al servicio de la militancia política”, afirmó al señalar un crecimiento del empleo público de 64% entre 2003 y 2015, con el fin de “camuflar el desempleo con empleo público”.  

Macri aseguró que “faltan documentos, no hay estadísticas... cuesta encontrar un papel”. En su recuento de lo que desde el Gobierno llaman “la pesada herencia”, Macri desató abucheos y aplausos.

Mientras la oposición alzó pancartas pidiendo “Basta de despidos”, o “El Estado no es una empresa”, otros seguidores se pararon para cantar “¡Sí se puede!”. “El modelo de inclusión tantas veces mencionado llevó a la pobreza y a la exclusión”, indicó al citar estudios privados que revelan que “un 29% de argentinos está en la pobreza, 6% en indigencia, 42% carece de cloacas, 13% no tiene agua corriente (potable) y más del 40% no tiene conexión a la red gas”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus