•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La empresaria Gabriela Zapata, expareja del presidente boliviano, Evo Morales, investigada por supuestos delitos económicos, afirmó desde la prisión en la que se encuentra recluida desde hace una semana que luchará por sus hijos.

"Me siento triste, pero tengo que luchar por mis hijos", dijo Zapata en declaraciones publicadas hoy por el diario El Deber, que le entrevistó en la cárcel para mujeres de Obrajes, en La Paz.

Zapata, que hasta hace unos días era funcionaria de la empresa china Camce, está presa desde el domingo acusada de legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad.

Según la Fiscalía, la expareja de Morales utilizó oficinas de la Unidad de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia para reunirse con inversores y hacer tratos con empresarios.

Por la denuncia, también fueron encarcelados la ahora exjefa de esa unidad, Cristina Choque, y el funcionario Jimmy Morales, un chófer del Ministerio de la Presidencia que supuestamente condujo un vehículo oficial en el que se desplazó Zapata.

La oposición ha pedido que dada la relación entre la empresaria y el presidente Morales debe investigarse un supuesto tráfico de influencias hacia Camce, que firmó varios contratos con el Gobierno por 566 millones de dólares, adjudicados por invitación directa y sin licitación.

Gabriela Zapata y Evo Morales fueron pareja hace casi una década y de su relación nació en 2007 un niño del que inicialmente se dijo que había fallecido, aunque familiares de la madre han asegurado que el menor está vivo.

El mandatario, quien asegura que Zapata le dijo que el niño murió poco después de nacer a causa de una enfermedad, ha pedido que le entreguen al menor si este sigue con vida, y también ha cursado una solicitud judicial con este fin.

La empresaria declinó hablar en la entrevista sobre el hijo que tuvo con Morales, sobre su relación con el gobernante, o sobre su situación jurídica.

La mujer calificó de secuestro su detención y afirmó que está presa "por gente que tiene miseria humana".

"Cuando me detuvieron ilegalmente me subieron a un vehículo sin saber adónde me llevaban", afirmó Zapata y aseguró que la estuvieron siguiendo durante tres días antes de detenerla.

También pidió "garantías" para toda su familia, sobre todo para sus hermanos, a quienes el vicepresidente, Álvaro García Linera, vinculó con la oposición y con una supuesta trama para dañar la imagen del presidente.

En declaraciones a los medios, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, ratificó hoy la versión de que el menor falleció y pidió proteger "su memoria".

Con base en investigaciones de la Fiscalía, Ferreira aseguró que Zapata usó el certificado de nacimiento del niño para presentarse "ante empresarios en Santa Cruz, en La Paz y en algunas empresas estatales".

"Eso prueba contundentemente el uso indebido de influencias que ella utilizaba aduciendo un falso relacionamiento con el presidente", señaló el ministro.

Insistió en que el caso fue parte de una "conspiración montada" y "dirigida desde el exterior" para evitar que se aprobara en las urnas una reforma constitucional que permitiría a Morales volver a postular en las elecciones de 2019.

Esa reforma fue rechazada en el referendo celebrado en Bolivia el pasado 21 de febrero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus