•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las oportunidades para las mujeres latinoamericanas en el mercado laboral han aumentado más que en cualquier otra región del mundo en los últimos veinte años, a pesar de que la disparidad de género en el empleo todavía está presente, como ocurre en el resto del mundo.

Así lo reveló ayer la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un análisis sobre la situación laboral de las mujeres presentado en la víspera del Día Internacional de la Mujer.

Mientras en el mundo la proporción de empleo de mujeres adultas con respecto a la población mundial bajó al 50.3 % en 2015, frente a un 51.3 % en 1995, la tendencia en América Latina fue inversa y esta participación aumentó 9 puntos porcentuales en el mismo periodo.

"La situación para las mujeres en el mercado de trabajo en América Latina ha mejorado, porque incluso ha ido a contracorriente de lo que ha pasado en el resto del mundo", dijo a Efe la experta de la OIT Florence Bonnet.

El análisis efectuado por la OIT señala también que progresó en siete puntos porcentuales (del 45.5 % al 52.6 %) la tasa de participación de las mujeres en el mercado laboral en Latinoamérica en las últimas dos décadas.

"La tasa de empleo entre las mujeres en América Latina aumentó más que en el caso de los hombres, aunque ellas partían de bastante más abajo por tratarse de una región donde las mujeres estaban poco empleadas en comparación con otras partes del mundo", explicó la analista.

Bonnet indicó que la mejora en la situación de las trabajadoras latinoamericanas se evidencia también en que "un mayor número accede a sistemas de protección social asociados al empleo".

Por el lado de los ingresos, la brecha salarial entre hombres y mujeres en América Latina ha disminuido igualmente en los últimos veinte años.

La experta de la OIT destacó en ese sentido los casos de El Salvador, Paraguay y México, donde "la reducción de la brecha salarial ha sido más importante".

Sin embargo, recalcó que la región es una de las tres donde el empleo informal es una fuente más importante de empleo no agrícola para las mujeres que para los hombres.

A escala mundial, los servicios han superado a la agricultura como fuente de empleo principalmente para las mujeres, con el 61% de ellas que trabajan en este sector.

Datos provenientes de 142 países apuntan que las mujeres en el mundo están excesivamente representadas en las categorías de "trabajadores administrativos, de los servicios y del comercio" y en "ocupaciones elementales".

Esto es cierto sobre todo en el caso de las economías desarrolladas, donde las mujeres constituyen casi el 50% del empleo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus