•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El pontificado de Francisco cumple hoy tres años con numerosas reformas destinadas a dar una nueva imagen a la Iglesia, pero aún quedan asuntos por resolver y tareas pendientes como la lucha contra la pederastia y la reforma de la Curia.

Hace unos días el cardenal George Pell, elegido por Francisco para ser el ministro de las Finanzas vaticanas, testificaba ante la comisión que se ocupa de los abusos sexuales por parte de curas en Australia y admitía que se encubrieron casos cuando era arzobispo de Melbourne.

Desde varios sectores ha llegado la petición para que dimita o sea revocado de su cargo, pero Pell asegura que el papa le ha mostrado su apoyo y sigue siendo el prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano.

La pasada semana también estalló el caso de las sospechas por parte de la justicia francesa de que el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, encubrió al sacerdote Bernard Preynat, de 71 años, inculpado el pasado 27 de enero tras haber reconocido los abusos sobre tres ex boys scout, cometidos entre los años 1986 y 1991.

La plaga de los abusos a menores por parte de religiosos y las denuncias no dejan de llegar al Vaticano y en la Congregación para la Doctrina de la Fe, el ex Santo Oficio, se examinan cerca 600 casos al año.

Para agilizar las causas, el pasado 10 de junio Francisco había aprobado un nuevo procedimiento para juzgar a los obispos que cometan delitos de abuso de poder, como las responsabilidades en los casos de pederastia, y que fuera competencia de una nueva sección de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pero por el momento no se han dado más comunicaciones sobre ello.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus