EFE
  •   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, designó ayer a su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, salpicado en las últimas semanas por asuntos de corrupción, como nuevo titular del influyente Ministerio de la Presidencia, informaron fuentes parlamentarias.

El nombramiento aún no ha sido confirmado por el Gobierno, pero sí lo anunció el jefe del grupo del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara de Diputados, Afonso Florence, en declaraciones a los periodistas.

La decisión, según Florence, fue tomada después de una rueda de consultas que Rousseff tuvo durante los últimos dos días con el exmandatario en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia.

"Tendremos un ministro con larga experiencia para ayudar al país" y la decisión ha sido tomada "única y exclusivamente con el objetivo de poner fin a la crisis" política y económica, agregó el diputado.

El presidente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao, afirmó ayer que el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva será "el ministro de la esperanza".

TERMINAR CRISIS

Florence negó que Lula, como ministro, pueda obstaculizar las investigaciones que tramitan en tribunales en su contra o aquellas que afectan a otros funcionarios del Gobierno o parlamentarios del PT.

Según fuentes oficiales, una de las principales tareas de Lula en el Gobierno será aglutinar a la fragmentada base parlamentaria del oficialismo, de cara al eventual juicio político que el Congreso puede retomar contra la mandataria en los próximos días.

Lula asumirá un ministerio desde el que se controlan todos los resortes del poder, lo cual le permitirá influir en cada una de las decisiones de su sucesora y también en las de su base parlamentaria, a la que intentará unir de cara al eventual proceso que pudiera esalojar a Rousseff del poder.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus