•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un juez brasileño suspendió ayer el nombramiento del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva como jefe de gabinete, alimentando las tensiones en un país paralizado por escándalos de corrupción que amenazan el mandato de Dilma Rousseff.

Lula había llegado previamente a tomar posesión del cargo en una ceremonia con ambiente de mitin político en el que su sucesora denunció maniobras golpistas, en tanto que el Congreso se preparaba a instalar ayer mismo una comisión que evaluará si le inicia un juicio de destitución, por presunta manipulación de las cuentas públicas.

"La gritería de los golpistas no me va a sacar del rumbo ni va a poner de rodillas a nuestro pueblo", declaró la mandataria en el Palacio de Planalto, mientras en el exterior de la sede del gobierno la policía se interponía entre partidarios y adversarios del gobierno.

"¡No habrá golpe! ¡No habrá golpe!", coreaban los asistentes al acto adentro y fuera del edificio.

Lula, investigado en una causa por presunto ocultamiento de bienes en el megafraude de la estatal Petrobras, dejó el salón sin hacer declaraciones, en medio de una marea de custodios, asistentes, políticos y periodistas.

EL ÚLTIMO CARTUCHO

Pero minutos después, un magistrado de la capital frenó la designación con una medida cautelar que busca evitar que consiga la protección de fueros privilegiados que otorga la condición de ministro y que lo sustraería a la justicia ordinaria, y en especial al juez Sergio Moro, que investiga el caso Petrobras y que devino en ícono de la lucha contra la corrupción en Brasil.

La entrada de Lula al gobierno es vista por analistas como una última tentativa de Rousseff para evitar el  juicio de destitución que impulsa en su contra la oposición en el Congreso.

Una severa recesión económica sin salida visible y las revelaciones de la estafa que asoció empresarios y políticos que le costó más de 2,000 millones de dólares a Petrobras fueron minando a la coalición de gobierno que lidera el PT.

Recomponer esa alianza será de los principales objetivos de Lula en el gobierno para frenar el intento de destitución.

"Cuento con su experiencia de expresidente, con su identificación con el pueblo de este país, con su incomparable capacidad (...) de entender a ese pueblo y de ser entendido y amado por él", afirmó Rousseff.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus