•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente estadounidense, Barack Obama, inició ayer una visita histórica a Cuba, país al que llegó acompañado de su esposa Michelle y sus dos hijas. El mandatario fue recibido en el aeropuerto José Martí por el canciller Bruno Rodríguez.

"¿Qué bolá, Cuba?, escribió en Twitter ya en suelo cubano, recurriendo al popular saludo cubano. "Apenas aterrice, quiero encontrar y escuchar de primera mano al pueblo cubano", agregó.

Obama es el primer presidente de Estados Unidos en 88 años que pisa la isla.

Con esta visita quiere sellar el restablecimiento de relaciones logrado en 2015. 

Este lunes Obama se encontrará con Raúl Castro para abordar, entre otros, el sensible tema de los derechos humanos, y mañana tiene previsto conversar con disidentes en este país de partido único. Ese mismo día dirigirá un discurso al pueblo cubano que será trasmitido en directo por la televisión.

En La Habana Vieja 

Ayer al atardecer y bajo la lluvia y extremas medidas de seguridad, Obama emprendió una visita por La Habana Vieja, el hermoso casco colonial de la capital.

Al cabo del recorrido, sostuvo un encuentro con el cardenal Jaime Ortega, en la catedral.

Al finalizar su visita a la Catedral, la familia presidencial se desplazó a la aledaña barriada de Centro Habana para cenar en privado en el "paladar" (como se llama en Cuba a los restaurantes privados) "San Cristóbal".

La lluvia pareció espantar a los curiosos, entre los que había más extranjeros que cubanos.

Agentes policiales y de civil llenaban el Castillo de la Real Fortaleza y la Plaza de Armas, donde Obama fue recibido por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

Las calles cercanas al aeropuerto José Martí se vieron atestadas de personas que pretendían ser testigos del acontecimiento histórico de ver sobrevolar por el cielo cubano el Air Force One, el avión del presidente de EE.UU.

Otra gran cantidad de personas se apostó a orillas de las avenidas por donde pasaría la caravana de Obama, para darle la bienvenida a la isla al presidente norteamericano.

Entre los escasos cubanos que se acercaron a ver pasar a Obama estaba Ariel Hernández, un ingeniero civil de 42 años. "Creo que me dejaron estar aquí porque, con mi mochila, me confundieron con un turista", dijo a la AFP.

"Llegó Obama, qué bien, esto es un momento histórico. El clima podrá estar en contra y aguar su paseo, pero los cubanos estamos a favor de esta visita porque dará un impulso a esta nueva relación", comentó Daynei Abreu, de 29 años, dueña de unos de los negocios ubicados en torno a la embajada.

"Por lo menos vimos a 'la bestia'", se conformó Mirta Morera, de 67 años, jefa de la empresa Transtur, cuando pasó la limusina presidencial por la avenida que bordea la costanera. 

Morera y un grupo de personas, que no superaban las 200, se congregaron en el Malecón, de frente a la embajada estadounidense reabierta en agosto de 2015, para tratar de tener por lo menos contacto visual con Obama. Intento fallido. 

Habló con cubanos 

En un momento del recorrido, Obama se acercó a saludar a algunos de los cubanos que se han congregado, a pesar de la lluvia, en las calles aledañas a la Catedral para poder ver al presidente de los Estados Unidos.

Según la Casa Blanca, está descartado un encuentro de Obama con el líder Fidel Castro, alejado del poder desde 2006 por motivos de salud. 

Obama visita Cuba cuando falta un mes para el Congreso del Partido Comunista, único en Cuba y que decide la cúpula de mando.

Pese a sus diferencias, Obama y Raúl Castro encontraron el escenario ideal para mostrar las coincidencias de los dos países: el partido de beisbol entre la selección de Cuba y el Tampa Bay de las Grandes Ligas en el que son esperados ambos el martes, en el Estadio Latinoamericano.

Declaración conjunta

Está previsto que al término de su reunión, Obama y Raúl Castro hagan una declaración a los medios este lunes.

Mañana, último día de la visita de Obama, el presidente de Estados Unidos ofrecerá una conferencia dirigida al pueblo cubano en el Gran Teatro de La Habana, que será retransmitida en vivo por la televisión oficial de la isla.

Un primer paso en la nueva relación

PLANTEAMIENTO. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, destacó ayer en La Habana el carácter "histórico" de su visita a Cuba aunque considera que es solo "un primer paso" en la nueva relación entre ambos países.

El mandatario hizo estas declaraciones en un encuentro para saludar al personal de la embajada de EE.UU. en Cuba y a sus familias, entre ellos niños, y expresó su deseo de que cuando estos crezcan "vean como algo natural que un presidente de Estados Unidos esté en Cuba".

En ese encuentro, que se celebró en un hotel de La Habana, Obama fue recibido con aplausos por los diplomáticos y "staff" de la embajada, a quienes se dirigió en español con un "¿cómo andan?" y agradeció tanto su trabajo como el del encargado de negocios de la delegación, Jeffrey DeLaurentis.

  • 3 días es el tiempo de duración de la visita del presidente Barack Obama a Cuba.

"Los embajadores más importantes de Estados Unidos en el mundo son ustedes", dijo el presidente al personal de la embajada norteamericana, reabierta el 20 de julio de 2015, fecha del restablecimiento diplomático entre ambos países.

El encuentro con los funcionarios se celebró en el salón del hotel donde se aloja gran parte de la comitiva oficial que acompaña a Obama, ya que la lluvia impidió hacer ese acto en la Embajada al aire libre como estaba previsto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus