•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • EFE / END

Durante la rueda de prensa que ofrecieron los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución en La Habana, el mandatario cubano desafió a un periodista a presentarle una lista de presos políticos en la isla y le garantizó que si realmente existen quedarán libre esta misma noche.

"Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos", dijo Castro a una pregunta que le hizo el reportero sobre el asunto.

El mandatario mostró su enojo ante preguntas de periodistas sobre los derechos humanos y respondió:  “¿Cuántos países del mundo cumplen los 61 derechos humanos?  ¿lo sabe?, yo sí, ningún país los cumple todos. Cuba cumple 47, no se puede politizar el tema de los derechos humanos, no es correcto”.

Castro reiteró que Estados Unidos y Cuba tienen profundas diferencias sobre las concepciones en torno a los derechos humanos y la democracia.

En Cuba "defendemos los derechos humanos. Consideramos que los derechos humanos son indivisibles, interdependientes y universales", dijo.

"No concebimos que un Gobierno no defienda o garantice el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, a alimentación y el desarrollo, el salario igual por trabajo igual y los derechos de los niños", añadió.

Cuba, según sostuvo, se opone "a la manipulación política y doble rasero" sobre los derechos humanos

Obama, por su parte, aprovechó la ocasión para asegurar que está convencido de que el embargo económico que su país mantiene sobre Cuba desde hace más de medio siglo "va a terminar".

El mandatario estadounidense, que inició sus palabras en español con un "buenas tardes", sostuvo que el hecho de que cerca de 40 legisladores, entre ellos varios republicanos, le acompañen en este viaje a Cuba es una muestra de que existe cada vez más presión dentro del Congreso de EEUU para poner fin al embargo.

También afirmó que "el destino de Cuba no debe ser decidido por EE.UU. o ningún otro país", aunque advirtió que su país seguirá reclamando el derecho del pueblo cubano a decidir su destino.

"El futuro de Cuba lo tienen que decidir los cubanos y nadie más", aseveró Obama en una declaración a la prensa tras una reunión de más de dos horas con su homólogo cubano, Raúl Castro.

Según Obama, esa política vigente desde hace más de 50 años "no ha servido a los intereses" de Estados Unidos ni a los del pueblo cubano.

El mandatario recordó que él ha tomado varias medidas ejecutivas para relajar las restricciones del embargo, pero que su eliminación completa depende del Congreso estadounidense, cuyas dos cámaras controlan en la actualidad los republicanos.

También dijo que su Gobierno continúa evaluando algunos "aspectos técnicos" del embargo para determinar si es posible adoptar más flexibilizaciones.

"Lo que hicimos por cincuenta años no sirvió ni nuestros intereses ni a los cubanos. Si seguimos haciendo algo repetidamente que no ha funcionado, tiene sentido intentar algo nuevo", indicó el presidente estadounidense.

En una entrevista con la cadena CNN en Español antes de su viaje a Cuba, Obama anticipó que el embargo sobre Cuba será eliminado durante la Presidencia de su sucesor, ya sea un demócrata o un republicano.

"No vemos a Cuba como una amenaza para Estados Unidos", dijo también Obama en un momento de la comparecencia junto a Castro tras la larga reunión que mantuvieron ambos en el Palacio de la Revolución

No obstante, Obama advirtió que Estados Unidos seguirá presionando en favor de la democracia en Cuba y del respeto de derechos como la libertad de expresión, de asamblea y de culto religioso.

"Después de cinco décadas de relación difícil, Cuba y Estados Unidos tenemos todavía serias diferencias, como sucede con el tema de los derechos humanos y la democracia, asuntos sobre los que hemos mantenido conversaciones muy francas y sinceras", afirmó.

El presidente admitió "carencias" en el ejercicio de los derechos humanos en su país, apuntadas en su intervención por Raúl Castro, y agradeció a su homólogo "ese diálogo constructivo" a medida que los dos países avanzan en la "construcción de una nueva relación".

"Creemos que cuando compartimos nuestras más profundas creencias e ideas al respecto, sobre la base del respeto mutuo, los dos países podemos aprender y mejorar la vida de nuestros pueblos", subrayó Obama.

Según contó, en su encuentro en la Cumbre de las Américas en Panamá, en abril de 2015, el presidente Castro le garantizó que podrían hablar de "cualquier tema" y ahora "todos los temas están sobre la mesa".

"Parte de normalizar nuestras relaciones significa poder discutir directamente sobre nuestras diferencias y por eso estamos satisfechos con el diálogo sobre derechos humanos que iniciamos en el último año", indicó Obama.

El presidente de Estados Unidos refirió además que ha establecido un acuerdo con Google para llevar una mayor conexión a Internet en la isla. “Esta tarde discutiremos formas para hacer del Internet una herramienta de los negocios en Cuba”, afirmó.

Al inicio de la rueda de prensa, Raúl Castro saludó a su homólogo con estas palabras: "Señor presidente Barack Obama, nos complace recibirlo en la primera visita de un mandatario de Estados Unidos a nuestro país, después de 88 años”.

“Constatamos que en los 15 meses transcurridos desde que anunciamos la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas hemos obtenido resultados concretos. Reanudamos el correo postal directo y firmamos un acuerdo para restablecer los vuelos regulares", agregó.

Además refirió que el encuentro bilateral se logró después de cuatro intentos fallidos, como una muestra de perseverancia. "Destruir un puente es fácil, pero reconstruirlo sólidamente es una tarea mucho más larga y difícil", expresó antes de cederle la palabra a Obama.

Esta rueda de prensa forma parte de la agenda de Obama en su segundo día de visita en Cuba. Todo indicaba que los mandatarios realizarían declaraciones y no aceptarían preguntas de los periodistas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus