•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gobierno salvadoreño decretó ayer el "estado de emergencia" en siete prisiones del país e informó que trasladó a 299 líderes de pandillas presos a la cárcel Quezaltepeque, de El Salvador, como parte de las medidas extraordinarias con las que busca parar el recrudecimiento de la violencia en el país.

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo este martes que el decreto de "estado de emergencia" en las siete cárceles se prolongará 15 días, tiempo en el que "se van a desarrollar operaciones de seguridad dentro y fuera" de esas instalaciones.

Esas operaciones implican que "intervengamos las viviendas particulares y todo tipo de establecimiento que esté ubicado en los alrededores" de las cárceles, que "han venido usando (las pandillas) para mantener su influencia en los entornos de los centros penales", detalló Landaverde en conferencia de prensa.

Por su parte, el director general de Centros Penales, Rodil Hernández, explicó que con la declaración del "estado de emergencia" se suspenden las visitas y se establece un "encierro permanente de los privados de libertad en sus celdas".

Coordinan ilícitos

Las autoridades no detallaron en cuales cárceles, además de Quezaltepeque, se aplicará el "estado de emergencia" ni las pandillas a las que pertenecen los 299 reos trasladados.

Los presos que han sido trasladados a la cárcel de Quezaltepeque (noroeste) estaban en los presidios de San Francisco Gotera (noreste), Ciudad Barrios (noreste), Chalatenango (norte) y Cojutepeque (este).

Los reos trasladados "son aquellos que han sido identificados como los principales involucrados en (...) dirigir y coordinar actividades ilícitas" desde el interior de las cárceles.

El portavoz del Gobierno, Eugenio Chicas, dijo que hoy el Ejecutivo presentará ante el Congreso para su aprobación una serie de nuevas iniciativas de seguridad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus