•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Bernardo Álvarez, consideró ayer que es "irresponsable" hablar de que hay una crisis humanitaria en su país y señaló que hay naciones del continente en una situación "muchísimo más grave".

Álvarez expresó así ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) su malestar porque la mayoría opositora del Parlamento venezolano decretara a finales de enero que el país vive una "crisis humanitaria de salud".

"Se ha empezado a hablar de que estamos en crisis humanitaria y lo manejan de manera muy alegre e irresponsable sin saber qué es una crisis humanitaria, que no es lo que está ocurriendo", afirmó el diplomático.

"Es una gran irresponsabilidad al decir eso, solamente tocaría ir a los sectores pobres de Argentina y cualquier país de Centroamérica y estaríamos en presencia de una situación muchísimo más grave", agregó.

En audiencia

Álvarez se pronunció en este sentido en una audiencia pública en la CIDH solicitada por organizaciones de la sociedad civil para denunciar el desabastecimiento de medicamentos y la marcha de un gran número de médicos venezolanos a otros países.

Florisabel Zambrano, directora ejecutiva del Consejo Nacional

para la Defensa del Derecho Humano a la Salud, fue la única de los cuatro activistas que pudo viajar a Washington para la audiencia por problemas a la hora de recibir los visados. Zambrano, que se mostró de acuerdo en que "no hay una crisis humanitaria" en Venezuela, pidió tanto al Gobierno como a la oposición que preserven los avances en salud logrados durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

Fugas de medicamentos 

Así denunció el desabastecimiento de medicamentos, el alto precio de las medicinas y la "fuga de cerebros" médicos a otros países donde tienen mejores condiciones económicas.

"Hay una desorganización, el Estado debe detectar cuánto es necesario comprar, identificar cuáles son las mafias que impiden que los medicamentos lleguen a los ciudadanos, trabajar para acabar con la corrupción y vigilar el proceso de reparto de medicamentos", explicó Zambrano a Efe tras la audiencia.

"No estamos en una crisis humanitaria, debemos solucionar este problema de desorganización dentro del país", agregó.

Por su parte, el embajador venezolano defendió que no existe una falta de accesibilidad sino que hay un problema de disponibilidad, "que nadie niega y que es producto de muchas cosas".

La CIDH evitó dar su opinión sobre la situación de la Medicina en Venezuela y se limitó a hacer algunas preguntas al Estado sobre las medidas tomadas al respecto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus